Un legado universitario para la cultura universal

De WikiNoticias UANL

Revisión a fecha de 16:45 20 may 2010; Lupe (Discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)

24 de agosto de 2009

A través del tiempo, la Escuela de Verano de Colegio Civil Centro Cultural Universitario, se ha consolidado como un estandarte de la esencia humana de nuestra Universidad

La mitad del siglo enmarcaba la V anualidad de la Escuela de Verano, realizada entre el 17 de julio y el 31 de agosto de 1950. Se incorporaron un conjunto de enseñanzas libres para "intensificar la cultura de los elementos universitarios, y ofrecer, inclusive, una oportunidad de estudios generales a la población no universitaria de la ciudad", en palabras del rector Raúl Rangel Frías. Se consideró también que los propios universitarios pudieran reparar omisiones y fallas ocurridas durante el proceso normal de enseñanza.

En esta ocasión, se contó con la presencia de Daniel Cossío Villegas y Arturo Arnaz y Freg, en Historia; Raimundo Lida y José Luis Martínez, en Literatura; Salvador Azuela y Manuel Moreno Sánchez, en Teoría Política y Sociología. Los anteriores se sumaron al repertorio de maestros extraordinarios, entre los que se encontraba Salvador Toscano, José Luis Cuevas, Daniel F. Rubín de la Borbolla, Fernando Gamboa, Héctor González, Edmundo Alvarado Santos y tantos otros que dieron renombre a este ciclo.

Con la experiencia de pretéritas jornadas y la misma latente esencia de la Escuela de Verano en 1952 (14 de julio al 29 de agosto), efectuó un vasto programa cultural, por el que desfilaron maestros como Ramón Castroviejo, Chevalier L. Jackson y Digby Leigh, en Medicina; Gallegos Rocafull, y Cabrera Marciá, Rodolfo Usigli, Pablo Martínez del Río, Juan Rejano, Rómulo Gallegos y otros destacados intelectuales que participaron en los cursos promovidos por las secciones que ya eran tradicionales y en las nuevas temáticas, que día con día iban haciéndose necesarias y que la VII anualidad integró para enriquecer su contenido temático.

Las Ciencias Médicas tuvieron como innovación temas sobre Odontología, Psicología, Psicocirujía y Psiquiatría, con la participación de los doctores Mario San Miguel y Diego Rodríguez, de la UNAM.

En el marco de la Décima anualidad, se realiza por vez primera un "Ciclo Alfonsino", que se complementaba con las conferencias dictadas por el profesor Vladimiro Rosado Ojeda. Más de 10 mil personas admiraron las milenarias piezas que fueron expuestas en los salones de la Escuela "Pablo Livas".

1956 marca el fin de una enriquecedora etapa cultural de la Universidad de Nuevo León; de forma inesperada, muere el 3 de mayo de ese año el profesor Francisco M. Zertuche, director de la Escuela de Verano, quedando ésta como muestra de esfuerzo a su memoria para las futuras generaciones.

El 1 de julio de 1956, en el Aula Magna "Fray Servando Teresa de Mier", se efectuó una emotiva ceremonia inaugural que fue transmitida por todas las radiodifusoras locales y a la cual, a través de un texto, se sumó la presencia del "Regiomontano Universal", Alfonso Reyes.

Los ciclos de Humanidades, Medicina, Ciencias Jurídicas, Pedagogía; y los cursos de Físico-matemáticas, Química, Recuperación Académica, Preparación para Bachilleres y Cultura General, contaron con la aportación de destacados valores culturales de la época, y continuaron enriqueciendo la cultura local, en una tradición que se remontaba a once años atrás, cuando la Universidad empezó a concretar la esperanza de un pueblo pujante y emprendedor.

Y es así como las ramas más importantes del saber se han conjugado a través del tiempo, siempre con la mente puesta en la superación. En la Escuela de Verano y su historia encontramos sobre todo, la búsqueda del beneficio para los universitarios, que miran con orgullo lo sembrado por tantos intelectuales y profesores comprometidos con la cultura y el aprendizaje.

Herramientas personales