Lídice Ramos presentó el Modelo Hegemónico de la Masculinidad actual

De WikiNoticias UANL

Revisión a fecha de 14:48 9 jun 2010; Mayra (Discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)

30 de marzo de 2006

Lídice Ramos dictó la conferencia en el auditorio Alfonso Rangel Guerra, de la Facultad de Filosofía y Letras.

“Hay que terminar con el hombre Marlboro”, dijo enfática la maestra Lídice Ramos durante una conferencia que dictó en el auditorio Alfonso Rangel Guerra, de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

Durante su diálogo con los estudiantes, presentó el Modelo Hegemónico de la Masculinidad actual, esquema que sólo promueve que el hombre y la mujer son esencialmente distintos, que los verdaderos hombres son superiores a las mujeres y a otros hombres que no se apegan a las normas convencionales del modelo, que cualquier actividad o conducta identificada como femenina degrada a los verdaderos hombres entre otras aberraciones.

“La propuesta central ante este esquema del hombre Marlboro es desarticular el Modelo Hegemónico de la Masculinidad que hoy vivimos hombres y mujeres; los adultos debemos reeducarnos y recibir información sexual y emocional, así como reconocer que las mujeres también estamos inmersas y actuamos bajo patrones de ese modelo de dominación que las feministas analizan”, dijo a los estudiantes.

“MÁS ME PEGAS, MÁS ME QUIERES”

La maestra Lídice Ramos, quien encabeza el Centro de Estudios de Género en la Facultad de Filosofía y Letras, dejó claro que hoy vivimos una sociedad de hombres, una cultura dominante en términos masculinos.

“Vivimos en una sociedad terriblemente sexuada, pero sin información; un estudio que se realizó a nivel de preparatoria en la UANL reveló que los jóvenes no conocen las reacciones de su cuerpo en términos sexuales y esto es grave”, ejemplificó a los estudiantes que asistieron a la charla.

Insistió en que no se están construyendo formas de respeto en la sociedad actual e incluso dijo que somos muy pobres como seres humanos y en el aspecto emocional también.

“Y esas son las consecuencias del Modelo Hegemónico de la Masculinidad, la crisis social permite en buena medida seguir ejerciendo el poder social con los mitos y prácticas culturales de este modelo; los medios favorecen la violencia y pregonan directa e indirectamente la violencia, la escuela planea muy poco la vinculación afectiva y el respeto a los humanos”, expuso.

Luego cuestionó a los jóvenes: ¿Cuándo y cómo se educa a un varón con sensibilidad y sentimientos para lograr buenas relaciones de pareja?, ¿Cuándo se les enseña a cuidar su salud sexual?, ¿A qué hora expresan los padres el afecto a sus hijos y viceversa?, ¿A qué hora aprende a disfrutar su paternidad si la tiene?, ¿Cuándo hay tiempo en nuestras comunidades para que se escuche o practiquen mensajes fraternos y humanos diferentes?

“Hay que analizar las tensiones que tienen los hombres para asumir con responsabilidad su vida personal y el mundo de la vida y no solamente el mundo del trabajo”, dejó claro.

Por último, invitó a los estudiantes –sobre todo a los varones-, a crear círculos de estudio de la masculinidad, a fin de discutir cómo fueron formados como seres humanos, desde el punto de vista masculino.

“Debemos construir con nuevas voces un sentido de lo humano, más equitativo y no violento, para lograr una sustentabilidad social”, argumentó Ramos Ruiz en su conferencia “Hombres en tiempos oscuros”, que dictó el 29 de marzo de 2006.


Herramientas personales