Especies exóticas: una amenaza biológica, social y económica

De WikiNoticias UANL

Revisión a fecha de 14:11 24 jun 2010; Lupita (Discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)

21 de octubre de 2005

La introducción de peces ajenos a ecosistemas locales, mejor conocidos como especies exóticas, genera una amenaza de múltiples dimensiones, disminuye especies nativas o las extingue, cuya ausencia deteriora la salud de los sistemas acuáticos y con ello el desarrollo y la sustentabilidad.


Un problema global que a nivel acuático, después de la contaminación y la destrucción de los ecosistemas, es la principal causa de extinción de peces nativos es la de las especies invasoras o exóticas.

A la fecha, al menos 40 por ciento de especies de organismos acuáticos orilladas a la extinción han sido por causas de la presencia en ecosistemas ajenos al suyo de peces alienígenas, no necesariamente de fuera del país.

Las exóticas son introducidas fuera de su rango por diversas vías, las más comunes son las intencionales con beneficio económico, liberaciones y escapes en el caso de la acuacultura o acuarismo, transportes accidentales como el agua de lastre cuyos volúmenes son enormes.

Por ejemplo, los barcos para estabilizarse al inicio de su travesía, toman agua del puerto de salida y la sueltan en el de destino. San Francisco tiene hasta la fecha unas 254 especies exóticas ya establecidas llegadas en los últimos 20 años.

En México, una de las autoridades en esta materia, es el Dr. Salvador Contreras, entonces profesor emérito de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UANL, cuya voz de alerta se alzó hace años como la del profeta para vaticinar el amplio problema de las invasiones que ahora se están padeciendo.

Rechazó categórico los argumentos esgrimidos para introducir especies exóticas, entre ellos la teoría del “nicho vacío”, según la cual no existe surtido ecológico de especies nativas, como se justificó respecto a las mojarras mexicanas para introducir las tilapias.

“Fue una falacia lo que se arguyó -afirma el doctor-, en una misma localidad se han sacado hasta 18 especies de mojarra”.

Otro argumento es el de que las especies nativas no tienen ningún uso, lo que desecha el entonces también presidente de Bioconservación A. C., pues solamente 300 especies de agua dulce en México, son consumidas por los lugareños.

“¿Quién dice que no tienen uso?, no saben, no han estado en el campo, son biólogos de escritorio, ¿Qué no tienen significado? Hay en algunas comunidades aspectos incluso religiosos basados en la captura de especies y les causamos un daño a su base cultural, además lo calificamos de primitivo cuando no de otras cosas más vergonzosas por ser pobres y marginados”.

GENERAN EXTINCIONES DE ESPECIES NATIVAS

Las especies exóticas se distinguen por su rápido crecimiento, reproducción eficaz, alta variabilidad genética y una gran plasticidad genotípica, explica por su parte el Dr. Roberto Mendoza de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UANL.

Pero también existen ecosistemas susceptibles, unos por ofrecer un clima similar de donde provienen las especies invasoras y otros por encontrarse en perturbación con baja diversidad de especies nativas, competidoras y predadoras.

Las familias con mayor representación de exóticas en México son Cyprinidae con 21 especies, Cichlidae con 16, Poeciliidae con 15, Centrarchidae con 12 y Atherinopsidae con diez.

Las consecuencias de las invasiones son el gran riesgo de hibridación, nuevas taxas, exclusión competitiva por la agresividad de las especies, cambios conductuales en las especies nativas que repercuten en la reproducción y que finalmente orillan a su extinción.

“Las especies ícticas, exóticas y colonizadoras están notoriamente ligadas a la desaparición de especies nativas, no son la única causa de tales daños –aclara Contreras– la contaminación y la desecación también tienen relación.

“Aunque será casi imposible deslindar la importancia respectiva de dichos factores, existe información suficiente para establecer responsabilidad circunstancial”.

Contreras advirtió sobre los tres casos más malignos para las especies nativas y los ecosistemas locales.

El principal es la familia de Loricáridos, cuyas especies se les conoce comúnmente como peces gato, todas ellas procedentes de Sudamérica, principalmente de las zonas con influencia Amazónica.

En México han sido liberados en los ríos Balsas, Grijalva, Usumacinta y Bravo cuatro de esas especies: L. anisitsi, L. disjunctivus, L. multirádiatus y G. Parnaibae.

El segundo invasor es una carpa asiática, Ctenopharyngodon idellus que ha sido usada como control de maleza y el tercero es Hemichromis guttatus, una especie originaria de el Congo disponible en el comercio para acuarios.

Los daños que ha producido al ser liberado en sistemas abiertos es que se alimenta de estromatolitos y algunos peces, compitiendo con el ciclido endémico (Herichthus minokleyi)

IMPACTOS SOCIALES Y ECONÓMICOS

En México representan una amenaza al ecosistema, a la sociedad y a la economía. Estos tres niveles se combinan por no tener el cuidado, las medidas de seguridad, la cultura y la suficiente información ya que muchas veces no se aceptan las opiniones de los biólogos.

Entre los impactos que generan en los ecosistemas están los cambios en la composición de las especies, disminución de especies raras o especies clave y cambios en la función de los ecosistemas, advierte el Dr. Mendoza.

Sugirió como medidas de prevención, generar listas de especies cuya entrada al país sea permitida, campañas educativas, métodos de erradicación temprana, análisis de riesgo, control poblacional, monitoreo, no cultivar en áreas inundables, mantener sanos los ecosistemas, planes de contingencia rápida y fondos de emergencia, entre otros.

“Las especies nativas son nuestro futuro”, dijo y en ello coincidió Contreras.

“Biológicamente las especies nativas son excelentes, sabrosas, disponibles y seguras. Las exóticas no son mejores, definitivamente no”, subrayó.

Sin embargo estableció la necesidad de documentar mayor número de casos para establecer un análisis estadístico de mayor representatividad y disponer de inventarios precisos de las especies nativas.

UNA LABOR DE CUARENTA AÑOS

Durante más de cuatro décadas de trabajo, el doctor Contreras con la ayuda de más de 200 colectores, documentó un total de 118 casos de especies exóticas cubiertas, de las cuales, por lo menos más de una docena son hibridaciones y las demás son tal cual se han introducido.

Este amplio proyecto de vida culminó en el libro sobre especies exóticas en México como anunció en la mesa redonda “Especies exóticas mexicanas” durante el XVIII Congreso Nacional de Zoología organizado por la Facultad de Ciencias Biológicas y la Sociedad Mexicana de Zoología.

“Trata no sólo las especies exóticas como tales, la parte faunística, sino también los aspectos conceptuales de la actividad acuacultural”, explicó.

Para el trabajo de campo recibió apoyos de US Enviromental Protection Agency, Houston Advaced Research Center, el Instituto Coahuilense de Ecología, la Comisión Nacional de la Biodiversidad que financió el reporte nacional.

Además lo proveyeron de registros de museos y sobretiros las universidades de Nuevo León, San Nicolás, Hidalgo, México, Querétaro, Sonora y Baja California, el IPN, el Colegio de la Frontera Sur, Tulane University y Universidad de Wisconsin.

Como profesor reconoció sentirse medio fracasado por no haber llegado hasta donde debía, y un tanto decepcionado de algunos colegas que no entendieron la señal.

Esto se debe a la óptica limitada de biólogos que, por el contrario, deben ser integrales, interdisciplinarios, multidisciplinarios, transdisciplinarios, con una perspectiva biosocioeconómica y jerárquica para poder llegar a una sustentabilidad.

“Cuando hablamos de la salud de los peces de agua dulce en México, estamos hablando de la salud de los sistemas acuáticos y cuando hablamos de la salud de los sistemas acuáticos estamos hablando de la salud de los seres humanos. Si no hay peces porque no hay agua, no habrá desarrollo y si no hay desarrollo ¿dónde está la sustentabilidad?”.

TABLA

Región de origen de helmintos alienígenas introducidos en México

Asia África NAM Car. Total Origen/vector Tremátodos Monogéneos Céstodos Nemátodos Desconocidos

Herramientas personales