El Diputado Iván García Solís dio la conferencia “La Necesaria Reforma del Poder Legislativo”

De WikiNoticias UANL

Revisión a fecha de 17:57 11 jun 2010; Mayra (Discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)

22 de noviembre de 2005

Poner aquí el pie de foto

Los excesos del Poder Ejecutivo fueron cuestionados por el Diputado Iván García Solís durante su participación en la serie de conferencias Realidad y Perspectivas del Poder Legislativo que se realizan en el Centro de Estudios Parlamentarios de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

En su ponencia “La Necesaria Reforma del Poder Legislativo”, el perredista abordó uno de los temas que está muy vinculado a la Reforma del Estado del 2000 y que luego fue rezagada en la agenda de los poderes de la Presidencia de la República y del Congreso.

Habló pues de la gobernabilidad que no fue posible alcanzar en este sexenio, discutió ese asunto pendiente en México para modificar la institucionalidad del país dado que la sociedad ha madurado.

BASTA DE PRESIDENCIALISMO

La participación de Iván García Solís, experimentado parlamentario vinculado a las luchas de los maestros, se realizó el 21 de noviembre de 2005 en la Sala de Usos Múltiples de la Biblioteca “Raúl Rangel Frías”.

En su discurso criticó la concentración de poderes en el Presidente de la República; dijo que el presidencialismo excesivo aún persiste, “y si no me creen vayan a los artículos 70 y 90 de la constitución”, arremetió a la audiencia.

Dijo que el hecho de que recaiga el Poder Ejecutivo en una sola persona sólo provoca un mando vertical, antidemocrático y no participativo e incluso insistió en separar las funciones de Jefe de Gobierno a Jefe de Estado que tiene el Presidente.

“No hay suficiente contrapeso como en otras muchas sociedades democráticas que propicien el diálogo y la negociación; un sistema presidencial como el vigente no favorece la cooperación, sobre todo cuando el Presidente elige a su gabinete”, ejemplificó.

Luego recordó el gabinetazo prometido por Vicente Fox, que al final de cuentas resultó ineficaz e ineficiente.

“Aún padecemos una figura presidencial que dispone del veto en materia presupuestal; de hecho, la discusión del presupuesto del 2006 fue secuestrada y no se realizó en la Comisión de Presupuesto y Hacienda Pública”, continuó su charla.

Y luego se pronunció por una Reforma de Estado que “consiste en la transformación de las relaciones entre los gobernantes y gobernados, de modo tal que estos últimos tengan las condiciones para decidir en completa libertad quién y cómo nos gobierna; mientras que los gobernantes sean completamente responsables frente a la ley y frente a sus gobernantes”.

Habló de un nuevo –como hace 20 años-, de un Régimen Parlamentario, “dado que esta instancia toma mejor la temperatura de la sociedad para, finalmente, cambiar de gobierno, cuando este no sea efectivo, ni eficaz”.

Insistió en buscar este nuevo diseño y nuevo régimen semipresidencial y semiparlamentario, una reforma que signifique un avance más significativo; arremetió contra los legisladores “levantadedos” y de la reelección.

Herramientas personales