Visita Rigoberta Menchú Facultad de Psicología

De WikiNoticias UANL

31 de octubre de 2006

Rigoberta Menchú visitó la Facultad de Psicología de la UANL.


Noventa por ciento de la población estudiantil de la Facultad de Psicología son mujeres y eso provocó el aplauso sincero de Rigoberta Menchú, Premio Nóbel de la Paz 1992, quien develó una placa en su honor en las instalaciones de la escuela que encabezaba entonces Arnoldo Téllez.

La guatemalteca inició su visita por la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) en el Campus de la salud y sostuvo una breve charla con los estudiantes, quienes tuvieron la oportunidad de saludarla, tomarle fotos e incluso darle algunos obsequios.

Luego de mostrar ante el estudiantado la placa en la que se reconoce su esfuerzo por promover los valores y trabajar por la paz mundial, Menchú hizo un llamado a regresar a la madre naturaleza y ver a la espiritualidad como una parte importante del ser humano.

LLAMADO DE PAZ

Rigoberta Menchú dejó claro que era urgente cultivar valores y que la misión de la Facultad de Psicología es apropiarse, empaparse y enriquecerse de la luz, para que puedan tener la calidad de vida para ayudar a los semejantes.

“Siempre he pensado que si no estamos bien en nuestro interior, no podemos ayudar a nadie, entonces tenemos que ayudarnos nosotros mismos a cultivar el espíritu, a equilibrar lo que tenemos y luego ayudar a los demás; por eso la misión de la Psicología de este tiempo es muy privilegiada, porque uno se enriquece profundamente con el dolor de las personas, si hay una gentes que necesita un apoyo es porque sufre, es porque tiene profundos problemas y necesita un consuelo y una luz, espero que ustedes sean una luz para todos ellos”, digo conmovida.

Ante los estudiantes y maestros de la institución de educación superior, dijo que la psicología es una carrera muy hermosa que debe ser equilibrada con la teoría y la práctica de la espiritualidad.

“Esta carrera tiene que inyectarse de mucha espiritualidad y es que hoy la humanidad necesita retornar a su madre naturaleza porque nos hemos alejado de ella, porque nos hemos llenado de recursos materiales, porque hemos transformado nuestra existencia en un reloj ficticio, que no tiene energías cósmicas y que nos requiere volver atrás y retornar con las vidas que existen y coexisten”, invitó a los jóvenes.

Rigoberta Menchú insistió en que la misión de los psicólogos no es sólo académica, es espiritual.

“No son curas ni son monjas, pero al espiritualidad es algo mas allá que la religión, es algo mucho más profundo que el ser humano puede cultivar y practicar; por eso recomiendo que la psicología debe haber una escuela de vida, espero que no tengan que pasar por un dolor para poder buscar la espiritualidad, pero estoy segura que es parte de mi experiencia que la inmensa mayoría de la gente que viene a nosotros y busca un apoyo es la gente que siente que no tiene opción en la vida, se siente solo, que ha sufrido tanto y que busca alguien que sabe escucharlo y acompañarlo”, concluyó.

Herramientas personales