Violencia en el noviazgo

De WikiNoticias UANL

13 de marzo de 2007

Los noviazgos violentos son muy frecuentes en la entidad y de cada 10 relaciones de pareja que viven violencia, sólo cuatro logran salir de esta situación, lo importante es detectarlo temprano porque no son conductas que se resuelven rápidamente y de manera fácil.

Los noviazgos violentos son muy frecuentes en la entidad y de cada 10 relaciones de pareja que viven violencia, sólo cuatro logran salir de esta situación, lo importante es detectarlo temprano porque no son conductas que se resuelven rápidamente y de manera fácil.

Así de determinante fue la doctora Marytza Leal Isida, quien este 13 de marzo de 2007 expuso el tema “Conducta Violenta en el noviazgo”, en el marco del primer Congreso de la Mujer en la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (FIME), que se llevó a cabo en el auditorio “Jorge M. Urencio”.

Ante un nutrido grupo de estudiantes de la dependencia que dirige Rogelio Garza Rivera, la especialista en Psiquiatría enumeró las señales de alarma que se presentan ante una relación de violencia: se rompen los tratos formales, se prohíben cosas, se limitan los lazos sociales de la pareja, se va creando una red que permite que esta pareja se vaya aislando de otras interacciones y se trata de controlar lo que piensa, dice, siente y hace la pareja.

URGE PONER ALTO A LA VIOLENCIA

Para la doctora Marytza Leal Isida el noviazgo con violencia es algo muy frecuente; en su consultorio particular han llegado casos innumerables de jóvenes que están en una relación de este tipo, “y el impacto psicológico en la persona maltratada es tal que se quedan entrampados en esa situación, porque se provoca una serie de hipnosis y también porque se provoca una anestesia a ese dolor emocional y físico”.

Dejó claro que en lo particular, de los casos de noviazgos violentos que ha tratado en la consulta privada ninguno se resuelve sin dolor, ya que para poder terminar esa relación la víctima lo hace con mucho dolor y requieren de una red social como es la familia y los amigos.

“Una característica que el violentador detecta en la posible víctima es que esté sola, desamparada, de que de una u otra manera no tenga una red social fuerte como puede ser la familia; se recomienda a los padres que hagan presencia que hablen con la pareja e sus hijos y acudan a consultar con los expertos”, precisó a los estudiantes.

Durante la charla explicó que la pareja que violenta presenta signos de dueñez, impunidad, centralidad y control, la aleja de su familia, de sus amistades, tienen actitud prohibitiva, ridiculiza y amenaza.

Y luego de seis meses de vivir esta violencia, el abusado (a) se vuelve incondicional de su pareja, se siente perdidamente enamorado (a), disminuye su propio valor, disminuye el registro de malestar (se acostumbra a la violencia), y tiene interacciones abusivas enmascaradas por fenómenos hipnóticos.

“Se presenta una especie de amnesia, se acostumbran a las acciones violentas y generalmente cuando una persona entiende que vive una relación de noviazgo violenta es cuando ya tocó fondo, es decir, ya hubo golpes u acciones cada vez más degradantes”, explicó a los asistentes.

Aconsejó a la audiencia estar al tanto de las señales de alarma que enumeró y si detectan violencia, acudir con gente experta, como son los profesionales de la Facultad de Psicología o el Departamento de Psiquiatría de la UANL, donde tienen áreas específicas para trabajar con este tipo de aspectos de noviazgo y violencia intrafamiliar.

Herramientas personales