Veranos de investigación en la Facultad de Ciencias Químicas

De WikiNoticias UANL

27 de julio de 2007

Los laboratorios de la Facultad de Ciencias Químicas recibieron a estudiantes de licenciatura como Sofía Elsa Rodríguez de Luna, Mónica Ibeth Aguilera Bustos y Miguel Ángel Velasco Soto, quienes realizaron un verano de investigación.

¿Qué hace un joven de 18 años durante el periodo de vacaciones? Se dedica a descansar de lo que “padeció” en el semestre, a salir con sus amistades, ir al cine, quizá de compras o divertirse con juegos electrónicos.

Pero hay otros con intereses muy distintos. Aquellos que quieren aprovechar de manera muy diferente los días de vacaciones y son los estudiantes que se animan a descubrir el mundo que existe en los laboratorios de la Universidad Autónoma de Nuevo León y trabajar con investigadores.

Este es el caso de Sofía Elsa Rodríguez de Luna, Mónica Ibeth Aguilera Bustos y Miguel Ángel Velasco Soto, estudiantes de la Facultad de Ciencias Químicas que están trabajando de la mano de la doctora Cecilia Rodríguez González en el Laboratorio de Síntesis Orgánica del Centro de Laboratorios Especializados (CELAES).

VIVEN VERANO CIENTÍFICO

Esta idea de que los estudiantes trabajen con investigadores surge de la Dirección General de Investigación de la UANL al poner en marcha el Programa de Verano de la Investigación Científica y Tecnológica (Provericyt) que en el 2007 estaba en su novena edición.

Y para Sofía Elsa, Mónica Ibeth y Miguel Ángel es la primera vez que se involucran con este programa. Experiencia, que según coinciden los jóvenes, ha sido muy positiva y benéfica.

“Me animé a participar porque me llamó la atención el trabajar en los laboratorios, además he aprendido mucho más que lo que me han enseñado en el aula y la verdad es que los conocimientos que he adquirido me van a ser muy útiles en los semestres que me faltan por cursar”, dijo Sofía, estudiante de 18 años de edad.

Agregó Miguel Ángel que ahora mismo están haciendo una investigación acerca de la fenilalanina, sustancia química de la que se tienen sospechas de que puede “encapsular” metales; la gravedad de esto, es que dicha sustancia la contienen la mayoría de los refrescos que están en el mercado.

Lo que han realizado estos jóvenes es hacer valoraciones, mediciones de ph, formar complejos con diferentes sales y, obviamente el manejo del equipo con que cuenta el Laboratorio de Síntesis Orgánica.

“Este verano me ha dejado mucha sabiduría, porque me he tenido que poner investigar muchas guías, revistas científicas, para poder observar qué clase de tecnología manejamos”, expresó Miguel quien asegura que le gusta la química analítica, la físico-química y la química orgánica.

“Para mí el trabajo de los investigadores es muy importante porque ellos traen muchas ideas innovadoras, se dedican a corregir errores que otras personas hicieron en el pasado y a mejorar el trabajo ya hecho; yo los admiro e incluso me gustaría hacer carrera en investigación”, dijo convencido el estudiante de séptimo semestre.

Para concluir, Miguel Ángel Velasco Soto reconoció que el Verano de la Investigación le abrirá muchas puertas en lo académico, “porque no cualquiera tiene el honor de decir que ya se participó en este programa”.

Herramientas personales