Valentina Alazraky ofreció conferencia en la UANL

De WikiNoticias UANL

25 de octubre de 2006

Valentina Alazraky, ofreció una conferencia el 23 de octubre de 2006, en el Teatro Universitario.

"En México, aprendió a ser Papa" señaló refiriéndose a Juan Pablo II, la corresponsal de Televisa en el Vaticano, Valentina Alazraky, en la conferencia que ofreció el 23 de octubre de 2006 en el Teatro Universitario con motivo de la presentación de su libro "En nombre del amor, memoria íntima de un hombre santo", organizada por la Facultad de Ciencias de la Comunicación.

Valentina Alazraky estudió en Italia la carrera de Ciencias de la Comunicación. En 1974 comenzó como corresponsal en la Santa Sede. Cubrió en 1978 los funerales de Paulo VI, cónclave y exequias de Juan Pablo I, así como el cónclave de Juan Pablo II con quien hizo 102 de los 104 viajes efectuados por el llamado "Papa peregrino".

Alazraky relató varias de las anécdotas que a lo largo de 27 años vivió al lado de Karol Wojtyla; entre ellas destacó la primera vez en la historia que un Papa concedía una entrevista, y que fue a ella a quien se la otorgó, misma ocasión que la corresponsal aprovechó para obsequiarle un sombrero de charro, lo cual le hizo mucha gracia al Pontífice y muy poca a su séquito.

Mencionó que en diferentes ocasiones, el 264 sucesor del apóstol San Pedro aseguró que México le abrió las puertas de Polonia, porque seis meses después de la invitación a tierra azteca -de un gobierno que en ese momento no tenía relaciones diplomáticas con la Santa Sede-, Polonia se vio prácticamente obligada a invitarle, y fue así que Juan Pablo II volvió como Papa a su patria.

"El Papa además de ser una institución nos hizo ver que era un ser humano", expresó la invitada. Habló de los males que aquejaban al Santo Padre, los cuales empezaron el 13 de marzo de 1981 cuando el turco Mehmet Ali Agca atentó contra su vida; para salvarlo, los médicos tuvieron que recortarle el intestino y coserle el colon. Nueve años después le extirparon un tumor benigno. En 1994 una caída en el baño provocó una fractura de fémur y le fue implantada una prótesis. Y por último, Parkinson, el diagnóstico más grave de su vida.

Contó también cómo tres días antes de fallecer el 2 de abril de 2005, Juan Pablo II se asomó al balcón sólo por siete segundos, suficiente tiempo para dar su última bendición a los fieles peregrinos que asistieron al miércoles de audiencia general en la Plaza se San Pedro.

Aseguró que la diferencia entre Juan Pablo II y el actual Papa Benedicto XVI, es que el primero daba su mensaje a través de sus gestos, sus acciones, con imágenes; y dijo que la mayor inteligencia del actual Pontífice ha sido no tratar de imitar a su antecesor, sino darle prioridad al mensaje, aunque no ha llegado de manera cálida.

Por último, el Director Roberto Silva Corpus entregó a Valentina Alazraky un diploma que la acredita como Miembro Honorario del Consejo Consultivo Externo de la Facultad de Ciencias de la Comunicación.

Herramientas personales