Urge inversión privada en educación, ciencia y tecnología

De WikiNoticias UANL

17 de abril de 2008

La empresa debe tener un compromiso mayor en educación, ciencia y tecnología si quiere tener innovación y con ello competir en los mercados, aseguró el doctor Luis Riveros Cornejo.

“Nuestro país ha estado acostumbrado a una política de subsidio, para la empresa invertir en educación, ciencia y tecnología es una tarea del Estado, ésta poco a poco ha cambiado porque la empresa debe tener un compromiso mayor si quiere tener innovación y con ello competir en los mercados”, arremetió el doctor Luis Riveros Cornejo.

El exrector de la Universidad de Chile se expresó así durante la conferencia “Retos y dilemas sobre financiamiento de la educación superior en América Latina”, que impartió en el auditorio “CP Víctor Gómez Garza” de la Facultad de Contaduría Pública y Administración.

Este encuentro con el doctor Riveros Cornejo formó parte de las actividades académicas de la octava sesión del Consejo Consultivo Internacional de la Universidad Autónoma de Nuevo León, ya que forma parte de esta instancia.

URGE INVERSIÓN PRIVADA EN EDUCACIÓN

De entrada, el doctor Luis Riveros Cornejo lamentó que en América Latina en promedio se invierte alrededor del 1 punto del producto geográfico bruto de los países, cuando en los países de la OECD es tres veces mayor esta cifra.

“Esta escasa inversión en educación va inhabilitando a Latinoamérica para ingresar al mundo global y por lo tanto para ser un continente subdesarrollado a otro nivel de lo que fue durante el siglo XX; eso indica que nuestros países tienen que hacer un esfuerzo mucho mayor en el financiamiento, pero este esfuerzo no sólo debe ser público sino también privado”, reviró.

Lo anterior implica que la empresa debe comprometerse mucho más en investigación científica y tecnología y en el desarrollo de los posgrados, porque lo que necesita la empresa tanto como el país es el desarrollo de más conocimiento.

Aclaró que aproximadamente en Latinoamérica en un promedio del monto total de recursos de investigación un 10 por ciento provienen del ámbito privado, que es muy bajo, porque los países industriales están en un 80 por ciento.

“Es una cultura que debe ir cambiando, nuestro país ha estado acostumbrado a una política de subsidio, para la empresa la educación es tarea del estado y por eso debe poner los recursos; ésta poco a poco ha cambiado porque la empresa debe tener un compromiso mayor si quiere tener innovación y con ello competir en los mercados”, insistió.

Riveros Cornejo arrojó un dato impresionante: un indicador muy dramático respecto al tema de calidad, es que en el ranking internacional de las 500 mejores universidades, hay sólo 8 universidades latinoamericanas, es decir, un 1.5 por ciento del quehacer universitario de Latinoamérica.

“Es un número pequeño en relación al mundo y nos pone como un continente muy marginal en materia de conocimiento y éste es el siglo del conocimiento, así que debe haber un llamado de atención a los políticos de que el tema universitario debe ser mucho más profundo y comprometido de lo que ha sido tradicionalmente”, agregó el académico.

Dejó claro que el reto de la calidad es proporcional a la inversión que se hace en educación, porque invertir en profesionales de segunda categoría o con un entrenamiento disciplinario inadecuado es perder el recurso económico, no es inversión.

“Invertir significa tener mecanismos de aseguramiento de la calidad que sean exigentes, que estén a nivel internacional y que reflejen que el uso de los recursos es productivo”, explicó.

Esto contrarresta ese nivel de desconfianza que tiene la empresa en relación a la calidad educativa, “pero además hay una separación entre el mundo académico y el mundo productivo que debe ir cambiando; además hay una cierta cultura por parte de las empresas y las instituciones educativas de que el estado debe resolver estos problemas, y la verdad es que esto ya no es así en ninguna parte del mundo moderno”.

Herramientas personales