Unidades para el manejo y conservación de la flora y fauna silvestre de México

De WikiNoticias UANL

23 de octubre de 2009

Clasificación de las ecorregiones de México según su importancia biológica (las de color rojo son las de mayor importancia).

El doctor César Cantú de la Facultad de Ciencias Forestales (FCF) ha enfocado parte de su atención a las UMA (Unidades de Manejo para la Conservación de Recursos Naturales). Éstas fueron creadas en 1997 como una alternativa para el manejo sustentable de la flora y fauna.

“Es distinto a las áreas naturales protegidas ya que las UMA tienen un enfoque más acentuado hacia el aprovechamiento cinegético, es decir, de cacería, mientras que en las primeras, se busca diversificar el aprovechamiento de sus recursos naturales, reduciendo el impacto ambiental”.

“En Nuevo León, existen alrededor de 338 mil hectáreas en 32 áreas naturales protegidas, mientras que las más de 1,400 UMA registradas en el Estado, suman 1.6 millones de hectáreas. Estos espacios son generalmente ranchos particulares, y sus dueños los registran como destinados a la protección y uso sustentable de la flora y fauna silvestre”.

“La mayoría tiene fines cinegéticos, sobre todo de venado cola blanca. Lo que antes era una especie sin valor, ahora se vende como trofeos a los cazadores en miles de dólares , sobre todo de los Estados Unidos. Eso ha significado un ingreso importante para los propietarios de las áreas rurales”.

Este proyecto es muy reciente y se realiza con apoyo del CONACYT (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología). Su objetivo es identificar cuál es la aportación que hacen las UMA a la conservación de la naturaleza”.

“Asimismo, se evaluarán los aspectos por los cuales se les critica, tales como: la eliminación de depredadores de venados; delimitan los ranchos con cercos altos para evitar la fuga de los venados y evitar el ingreso de depredadores, lo que provoca un desbalance en los ecosistemas".

"Además, se alimenta a los venados con suplementos, se modifica el paisaje y se realizan ciertas actividades contrarias a la evolución natural de los ecosistemas”.

Con los mismos métodos usados anteriormente, buscan identificar, comparando las unidades que existen en el noreste, cuáles son las aportaciones a la conservación y determinar cuáles son los puntos que requieren ser adecuados para que las UMA cumplan con la conservación de la biodiversidad.

Por ejemplo, el matorral espinoso tamaulipeco, exclusivo del norte de México y sur de Texas, está mejor representado en las UMA que en las áreas naturales protegidas, aseguró Cantú Ayala.

“En el marco de este proyecto realizan sus tesis doctorales los Biólogos Jonás Delgadillo y Jorge García, alumnos del Doctorado en Recursos Naturales de nuestra Facultad, asimismo, colaboran en el estudio los profesores Fernando González y Eduardo Estrada”.

Finalmente, concluye que de todos los proyectos realizados y los que aún están por comenzar, “La mejor parte es salir a los ecosistemas naturales, estar en medio de un espacio libre y disfrutar la naturaleza. Es sorprendente que cerca del 30% del territorio nacional esté alterado por actividades agropecuarias y urbanísticas”.

“Los espacios naturales que no han sufrido modificaciones son cada vez más escasos, hay áreas con vegetación natural pero en buena medida perturbadas por la erosión. Pocos son aquellos lugares que no tienen alteraciones y estar en medio de uno de ellos es, hoy en día, todo un suceso por el que mucha gente, amante de la naturaleza, hace que prospere rápidamente la llamada industria del ecoturismo”.

Herramientas personales