Una vida que no muere porque se propaga en la eternidad de la sabiduría

De WikiNoticias UANL

25 de mayo de 2006

Una escultura, un libro, la defensa de los valores humanos, la enseñanza y el recuerdo infinito son algunos de los tributos que la Universidad ofreció al doctor Agustín Basave Fernández del Valle, inspirado en su legado.

La presentación del libro Introducción al pensamiento filosófico de Agustín Basave Fernández del Valle, del autor Enrique Aguayo, volvió a traer anécdotas y semblanzas.

Una de sus hijas, la doctora Patricia Basave Benítez recordó al hombre que dejó vivo desde su infancia a ese incansable filósofo que de niños llevamos dentro.

“Mi padre nunca perdió la capacidad del asombro. Sostuvo que un hombre cualquiera tiene pocas probabilidades de descubrirse como ser humano en el ámbito cotidiano, por lo que alguna vez debe abandonar su mundo y echarse a volar. Así viajó a muchos países y culturas con el objetivo de conocerse a si mismo, y también de enseñar lo que aprendía.”

El volumen de más de 700 páginas, editado por la Dirección de Publicaciones de la UANL, esboza su concepto de filosofía como propedéutica de salvación, sus cavilaciones sobre filosofía del derecho internacional, sus análisis de la psicología del mexicano, la filosofía de la poesía, la antroposofía, la lógica, la ética y la razón.

El autor Enrique Aguayo expuso sus razones para honrar al doctor Basave. “El mejor homenaje que podemos hacerle es tenerlo presente por sus ideas, su sistema filosófico y darlo a conocer sintéticamente. Este hombre polifacético, fundamental en la historia de la filosofía en México, pensador que dominó lo racional, lo abstracto, la profundidad y el rigor lógico merece la distinción no solo por promover la paz y la justicia, sino por valorar el ser y el hacer humano.”

Su fe cristiana, su prestigio como intelectual, erudito, escritor lúcido y brillante, su formación sólida, la búsqueda de la verdad y la responsabilidad sobre sus actos determinaron el afecto de quienes lo conocieron.

La doctora Alma Silvia Rodríguez, investigadora del Centro de Estudios Humanísticos lo recuerda como un mexicano de eximias virtudes y relevantes dotes humanas.

“El doctor Basave fue un pensador auténtico de trayectoria diáfana, dignificó como pocos el ser del hombre por su quehacer filosófico, su espíritu incólume y su oficio como profesional del derecho en busca de la justicia y la verdad. Su sabiduría preclara, volcada en más de 40 libros publicados y otros inéditos, artículos y conferencias, constituyen el patrimonio filosófico y cultural más significativo de nuestra entidad en los últimos años.”

El libro se propone adentrar al lector en los principales temas que abordó en su vasta obra Agustín Basave Fernández del Valle, el filósofo, el maestro, el diplomático, el padre de familia, el insigne humanista de pensamiento universal.

Una escultura relieve del artista Héctor Cantú Ojeda, un libro de Enrique Aguayo, la defensa de los valores humanos, la enseñanza y el recuerdo infinito son algunos de los tributos que inspiraron su legado. Honor para una vida que no muere porque se propaga en la eternidad de la sabiduría.

El homenaje al destacado pensador mexicano, celebrada el 22 de mayo en el marco del Festival Alfonsino 2006, estuvo presidida por el Rector José Antonio González Treviño, en el vestíbulo de la Capilla Alfonsina.

Herramientas personales