Una tropa de comediantes conquistando corazones en la UANL

De WikiNoticias UANL

17 de noviembre de 2005

"Mimus Teatro" fue presentado por el grupo teatral en la Escuela Preparatoria Pablo Livas.

Se esperaba un público expectante, inquieto, pero bastaron escasos minutos de iniciada la presentación de "Mimus Teatro" para que se sintiera como uno más de ellos. La gestualidad de Fernando Leal en sus inicios provocó silencio, interés y luego una sucesión de miradas, sonrisas, reacciones y aplausos que prometían un buen comienzo para la presentación del grupo teatral en la Escuela Preparatoria Pablo Livas.

La integración de otros artistas pronto dejó ver las dotes histriónicas del conjunto y comenzó la comunicación sin palabras en un arte que no es solo expresar con el cuerpo, sino también pensar.

Los jóvenes pasaron un buen rato de diversión hasta que una confesión de Fernando Leal, director de Mimus… rompió el hechizo. “También hablo, eh? Pero la palabra es engañosa y el cuerpo es capaz de desmentirla.”

La frase llamó a reflexiones pero pronto volvió a reinar el ángel de la pantomima, esta vez con la participación del público. Estudiantes, maestros y visitantes percibieron en silencio valores como la franqueza, la libertad de espíritu, el odio hacia el odio, el amor al amor; repudiaron juntos la mentira, el machismo, la inseguridad, mientras el tiempo se comprimió hasta un final que nadie quería.

“Con esta presentación precisamente concluimos la gira por 37 escuelas y facultades de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), lo hicimos con muchísimo gusto y si bien pensamos que nuestros mensajes han significado aportaciones importantes para estos jóvenes, nosotros también nos hemos nutrido de ellos”, aseguró Fernando.

“Los hemos notado ávidos, sensibles, dispuestos a ver hasta donde somos capaces de conducirlos. Lo que nosotros hacemos es rebotar la participación hacia ellos, ahí esta la mitad del trabajo. Este es un publico de una edad muy difícil, pero creo que las generaciones están cambiando, en los mas de 20 años que tenemos en la escena, al principio llegar a una preparatoria era ir dispuesto a que te comieran, pero ahora participan de buena manera.

“En esta gira hemos llegado a áreas rurales y se ha dado una participación muy singular. Eso para nosotros se traduce en ánimo, sabemos que tenemos una responsabilidad fuerte pues hay personas del otro lado del escenario esperando de nosotros, que los conduzcamos hacia ventanitas, que abramos ciertas cortinas y ellos lo agradecen a veces con una mirada, un aplauso, pero nos retroalimenta saber que pudimos en media hora dejar una estela positiva en sus mentes.”

Lili Garza, una pequeña duendecilla de la escena, definió con palabras al final de la muestra lo que sus gestos dijeron todo el tiempo. “Me he divertido mucho trabajando, y es que generalmente no me levanto en las mañanas pensando que tengo que trabajar, sino pensando en que me voy a divertir a la vez que divierto. Todos los días son diferentes, todos los públicos son diferentes, nacen anécdotas nuevas cada día, reacciones diferentes que te hacen aprender siempre.

“Me llena de vida ver cómo va reaccionando el público, me motiva la risa, los rostros reflexivos, el silencio, el respeto hacia nuestro trabajo.”

Los integrantes de Mimus Teatro se despojaban de vestuarios y maquillajes en un camerino, y los estudiantes aún no dejaban el espacio donde los habían visto actuar. Karina Treviño Flores una de las estudiantes presentes comentó su impresión. “Nunca habíamos visto una presentación de mímica aquí en la escuela, de pronto nos convocaron al auditorio y teníamos dudas de cómo sería. Ya ves cómo nos hemos divertido, hemos actuado junto con ellos en fin, nos ha gustado mucho.”

Por su parte el director de la escuela Alejandro Galván expresó al grupo el agradecimiento por el valor que le dan al trabajo al ofrecer nuevos conceptos culturales en una propuesta formativa diferente.

“Es que ha habido un renacer de Mimus –manifiesta Fernando Leal. Todos estamos casados con la idea del proyecto y nos están ayudando instituciones que nos permiten aventarnos al abismo, sacar las alas en la caída vertiginosa y volar, que es tan importante para nosotros los artistas. Este recorrido por prepas y facultades nos ha servido de mucho, y hay anécdotas interesantes. En la Facultad de Química, por ejemplo, nadie acudió. Nos habían preparado un auditorio muy bonito, pero estábamos allí solos. Decidimos entonces bajar al patio como la tropa trashumante que somos, convocamos, hubo respuestas, de pronto se nos llenó el espacio y fue una de las actuaciones más emocionantes.

Y es que todo esto complementa nuestra razón de existir: una tropa de comediantes conquistando corazones de pueblo en pueblo, de escuela en escuela, instalando su tinglado y siendo como un heraldo de lo que acontece en nuestro tiempo.”

Otra alumna, Eliana Lara Franco sintetizó su agradecimiento. “Pienso que estos momentos le aportan mucho a nuestra formación como estudiantes pues va dentro de lo que recibimos, contribuye a la formación de valores, a la capacidad de poder comunicar con el cuerpo y con las palabras, ser sinceros. Nos parece muy buena idea que nos traigan espectáculos como este a las prepas.”

Y como todo tiempo es bueno para aprender, no importan edades, preferencias o espacios. Lo importante ha sido saber añadirle al alma las enseñanzas que deja este heraldo de conquistas de viaje por la universidad.

Herramientas personales