Una tortuga en un mundo de rudos, el futbol americano

De WikiNoticias UANL

8 de marzo de 2006

Cristina Guadalupe Banda Pérez, pateadora de las Tortugas de Odontología.

Pateadora durante tres temporadas con el equipo de las Tortugas de Odontología de liga intermedia, Cristina Guadalupe Banda Pérez es una deportista con casta de campeona que logró incursionar en un ámbito vedado a la mujer: el fútbol americano

“En estos tiempos no hay barreras, no hay límites, lo que es para los hombres, lo puedes lograr igual”, palabras de Cristina Guadalupe Banda Pérez, pateadora de las Tortugas de Odontología, quien coincidentemente ha sido retirada por el detalle de ser mujer en un mundo de rudos: el fútbol americano.

Justamente se tomó la decisión que acaba de ser comunicada a Cristina Guadalupe dado que el deporte de las tacleadas es en extremo duro, incluso para los hombres.

Esta mujer de casta y caracterizada por un gran liderazgo donde quiera que se encuentra, respondió a una serie de preguntas con una sonrisa, sobre su experiencia que como deportista consumada tuvo en esta disciplina durante tres temporadas, una en la categoría novatos y dos en intermedia. En su carrera conectó un total de 12 goles de campo, el más largo de 30 yardas.

¿Cómo es Cristina Guadalupe?

Nunca he sido conformista, por el contrario, siempre me he caracterizado por ser líder en los equipos a los que he pertenecido. Me gusta ser la mejor y lucho para lograrlo, porque estoy convencida de que si lo intentamos lo podemos lograr.

Por ejemplo, en el fútbol soccer, me daban el 10, el número de la responsabilidad, el número del líder y en cualquier deporte siempre buscaba guiar a mis compañeras. De igual manera, en el estudio no me gusta estudiar mucho, no soy “machete” pero siempre trato de salir bien y pues ya voy afortunadamente en el séptimo semestre de la carrera de Odontología.

¿Que te decía tu mamá sobre el hecho de jugar fútbol americano?

Ella siempre me decía: salte porque te van a golpear, te van a dar un mal golpe y afortunadamente nunca me pasó nada malo. Gracias a Dios he tenido un buen ejemplo en la figura de mi padre, que me enseñó a jugar todos los deportes: fútbol soccer, béisbol, básquetbol, voleibol, en fin aprendí gracias a sus enseñanzas y hoy todo se lo debo a él.

¿Cómo te llevas con tus compañeros?

Primero no nos conocíamos, luego nos llevábamos muy bien, nuestros entrenadores nos coucheaban, bromeamos mucho, jugamos todos pero en un marco de respeto y de verdadero compañerismo. A los convivios iban puros compañeros, pero todos ellos me trataban con mucho respeto, es lo que más me agrada de ellos. Son como mis hermanos, por eso nos llevamos muy bien.

¿Cuál es la opinión de tu entrenador?

Mi couch Ángel es como mi segundo padre, lo admiro mucho porque siempre se ha esmerado por enseñarme y creo que le respondí bien aunque hay mucho por aprender.

¿Qué decían los jugadores de los otros equipos sobre el hecho de enfrentar a una mujer?

Muchas veces ni se daban cuenta por el casco y, la verdad, no sé si me respetan porque soy mujer o porque no pueden golpearme por ser la pateadora. Debo decir que en el campo, en el entrenamiento, hacía todo lo que hace un hombre, pero no golpeaba.

¿Cuánto pesas?

Peso alrededor de 90 kilogramos, antes pesaba 96 pero estoy bajando y debo bajar más de peso por mi salud; me diagnosticaron diabetes, según esto diabetes juvenil, pero afortunadamente no fue así. No estoy tomando en este momento nada, pero el deporte me beneficia.

¿Cuál es el deporte que más te gusta?

Me gustan todos, he jugado, fútbol soccer, básquetbol, béisbol, voleibol. Soy feliz jugando cualquier deporte, pero la verdad me falta tiempo, debo decir que siempre jugué todos los deportes al mismo nivel porque siempre me he fijado ser la mejor porque así me lo enseñó mi padre.

¿Dejarías que tus hijas jugaran fútbol americano?

Claro, lo que a ellas les guste.

Herramientas personales