Un verdadero museo de papel para divulgar el arte

De WikiNoticias UANL

' 4 de julio de 2008

Presentaron "Nuestro Arte", coeditada por la Dirección de Publicaciones de la UANL


La serie editorial Nuestro Arte, coeditada por la Dirección de Publicaciones de la Universidad Autónoma de Nuevo León) UANL y el Fondo Editorial de Nuevo León (FENL), incluyó en su emisión inicial la obra de cuatro artistas plásticos de la región: Rosario Guajardo, Gerardo Cantú, Gerardo Azcúnaga y Federico Cantú.

La colección es una simbiosis de textos e imágenes que resaltan el quehacer de destacados exponentes del arte. Carolina Farías, directora general del FENL, los definió como cuatro libros que pretenden ser atractivos, con diversidad de lenguajes artísticos, “un museo de papel que cumpla su objetivo de divulgación del arte para multiplicar los sentidos de las obras y generar sentimientos en el espectador”.

Abraham Nuncio, intelectual, maestro de la UANL y uno de los invitados a la presentación de la serie, dijo estar en presencia de una edición bien lograda en cuanto a diseño, tipografía, ubicación de los textos, pero ante todo una publicación necesaria.

“En nuestra ciudad, llena de símbolos, de imágenes relacionadas con la publicidad, el mercado, con su alta producción industrial y su componente tecnológico, pareciera que todo es necesario menos el arte. El arte es absolutamente indispensable pues adapta al hombre a nuevas dimensiones a través de la estética y es justamente algo que está en nosotros pero que fácilmente perdemos”.

Añadió que estas lecturas sobre la obra de artistas plásticos del estado es un gran acierto, nos permite pensar que podemos rodearnos de arte y llegar a los rincones de su conocimiento.

Las obras de los artistas se acompañan de textos escritos por críticos e intelectuales de Nuevo León. Érick Vázquez, crítico de arte, contó sus primeros contactos con la pintora Rosario Guajardo para el texto que luego nació. “Fui a su casa llena de plantas –comenta–, hay un goce orgánico en la disposición de su casa que permite entender cómo su abstraccionismo cobra tanto sentido”.

Y en el libro que ilustra el devenir de la pintora regiomontana plasmó además otros aspectos que podrían definirla.

“En Rosario Guajardo la pintura no es algo suave y sereno, sino más bien una tensión constante y el desorden es alegre como el que provoca el niño en la mesa con un solo y efectivo gesto, poniéndolo todo en los límites del sentido”.

La periodista especializada en artes visuales Leticia Lozano escribió sobre el pintor, dibujante, muralista y pionero del grabado en México, Gerardo Cantú, una trayectoria que inició cuando el coahuilense de 18 años tomó el tren para conocer al maestro Diego Rivera y que aún no encuentra parada en el mundo de la creación visual.

“Un Gerardo Cantú que nunca deja de jugar ni de crear”, lo define en el texto, indiscutiblemente ligado a la UANL, cursó sus estudios de preparatoria en el Colegio Civil, ilustró artículos en el periódico Vida Universitaria, fundó el Taller de Experimentación Plástica, “una piedra fundamental en la historia de la plástica del estado”, sentencia Leticia.

El académico e investigador Eduardo Ramírez definió el trabajo del escultor Gerardo Azcúnaga como “conjunción, convivencia de una serie de fuerzas distintas, contrarias, contrastantes, opuestas... un conjunto de tensiones y torsiones que convertirían su escultura en una estructura similar a la de una interrogante”.

Y la obra de Federico Cantú, exponente de la pintura, escultura, muralismo y bajorrelieve en gran formato, estuvo magistralmente acompañada por un texto del notable académico e intelectual neoleonés, Raúl Rangel Frías, quien definió la casa del artista como “taller, hogar, laboratorio y templo”.

“El dibujo y las formas modulan el ritmo de una vigorosa experiencia subjetiva muy suya”, escribió Rangel Frías y calificó a Cantú como dueño de colores y formas que se vuelven reflejos de luz. Las llamó “apariciones de la luz en sus lienzos de color y piedra”.

De esta manera se completaron cuatro volúmenes accesibles, sencillos y bellos en su factura, componentes del inicio de un proyecto que pretende llegar a 25 títulos en su primera etapa y continuar.

Celso José Garza, titular de Publicaciones, explicó, el 4 de junio, que el programa editorial busca ser instrumento de vínculo entre la institución y la sociedad.


Herramientas personales