Un turbulento viaje a territorios desconocidos

De WikiNoticias UANL

21 de marzo de 2007

Como parte de un festival de jazz, el 10 de marzo de 2007, el Aula Magna albergó el concierto de Los Dorados, cuarteto conformado por Demián Gálvez (guitarra), Carlos Maldonado (contrabajo y bajo eléctrico), Daniel Zlotnik (saxofón) y Rodrigo Barbosa (guitarra).

De un viento del norte... Una animación flash, al inicio de su website (www.losdorados.info), transforma una fotografía de Pancho Villa con tres de sus guardias personales;los famosos “Dorados del Norte”; en cuatro aguerridos músicos armados de guitarra, contrabajo, saxofón y batería. Son Los Dorados, la banda mexicana de jazz-rock que más ha acaparado la atención de los medios. Favorables críticas por parte de Wire, Rolling Stone o La Jornada, su carta de presentación.

Como parte de un festival de jazz, el 10 de marzo de 2007, el Aula Magna albergó el concierto de este cuarteto conformado por Demián Gálvez (guitarra), Carlos Maldonado (contrabajo y bajo eléctrico), Daniel Zlotnik (saxofón) y Rodrigo Barbosa (guitarra).

“Turbulencia”, la canción con que abren su participación, es también el que da título a su segundo y más reciente álbum;producido por Gerry Rosado en 2006. Un inolvidable tema central que da pie a las improvisaciones de Demián y Daniel, cuya apasionada entrega al saxofón desata la ovación del público.

El concierto prosigue con temas de Turbulencia y de su nuevo material aún sin título que, con el apoyo de una beca del Fonca, se editará en este año. Se extrañan los temas de Vientos del Norte disco debut de 2004, pero no cabe duda de que Los Dorados no ceden en su búsqueda sonora. Temas nuevos como “Estación Marte”, “Marmotas in the toilette”, “Magma” e “Incendio” hablan muy bien de lo que será su nueva producción, donde colabora el trompetista vietnamita Cuong Vu parte del Path Metheny Group.

Formados en el verano de 2003 y radicados en el Distrito Federal, Los Dorados parten de la tradición del jazz para mezclar su sonido con el rock y la música electrónica en una búsqueda alternativa que con justa razón ha despertado la curiosidad y admiración de la crítica.

Desde el más puramente jazzístico Vientos del Norte hasta el experimental Turbulencia, Los Dorados dejan entrever en sus temas un hálito de nostalgia hacia una de sus ciudades de origen: “Unión Laguna”, como aquel equipo de beisbol torreonense, ahora transformado en Vaqueros Laguna; o “Ruta Dorada”, una línea del transporte urbano de la misma ciudad.

...a una turbulencia

La entrevista se realiza minutos antes de comenzar el concierto. Los cuatro músicos se muestran relajados. Demián cambia una cuerda a su Gibson Les Paul y Rodrigo hace calentamiento con las baquetas. El baterista es el primero en explicar:

“La intención originalmente fue empezar a palomear estandards de jazz y esas cosas. Pero luego se empezó a notar que la vibra se generaba de manera que las rolas originales fluían más que los estandards, por lo que desde los primeros encuentros tuvimos la inquietud de grabar un disco. Eso fue lo que nos abrió muchas puertas”.

¿De qué manera percibe la gente en México el jazz?

Carlos: Nosotros hemos tocado desde San Pedro de las Colonias, Coahuila, hasta Santa Fe, en la ciudad de México y siempre es distinto... lo más importante es que la gente se conecta cuando ve que nosotros estamos conectados, que nosotros hacemos esto honestamente. Nosotros estamos tratando de quitarle esa imagen de música hight para la alta sociedad o música de etiqueta.

¿Y cómo recibieron su propuesta los jazzistas?

Daniel: Los jazzistas creen que somos rockeros y los rockeros creen que somos jazzistas...

Carlos: Lo cual nos pone en una situación conveniente porque nos invitan tanto a festivales de rock como a festivales de jazz. La banda ha ido evolucionando mucho. El primer disco, Vientos del Norte, es más jazzístico, el segundo Turbulencia, ya es muy experimental, habrá jazzistas a los que no les parezca jazz, pero la palabra jazz sólo son cuatro letras; no representa mucho para nosotros la palabra en sí.

Demián: Nosotros vamos a seguir haciendo lo que nos dicten la conciencia, los gustos y las influencias que tenemos. No sólo escuchamos jazz, escuchamos muchos otros tipos de música. Entonces, si se va hacia el jazz, hacia el rock o hacia el punk, nosotros lo vamos a dejar fluir de esa manera... “Incendio”, tema con el que Los Dorados cierran su participación, es verdaderamente impresionante, sobre todo cuando uno no está habituado a escuchar esa clase de música en un recinto teatral, ante la mirada serena o más bien sorprendida de los asistentes. En un estruendo de efectos electrónicos por parte de Demián, Carlos y Daniel, Rodrigo arroja desde la batería sus ejecuciones más embravecidas. El propio baterista lo apuntó antes: “El eje es la improvisación, no hay una estructura definida; y siento que parte importante de Los Dorados es entrar en territorios desconocidos. Aunque sea la misma rola, vas a entrar a un territorio desconocido...”

Herramientas personales