Toda una vida al servicio de la UANL

De WikiNoticias UANL

31 de marzo de 2009

PLa maestra Graciela Suárez ensayando a una de sus alumnas.

Hablar de Graciela Suárez Treviño, es hablar de una madre ejemplar, maestra entregada a sus alumnos, concertista de ópera reconocida internacionalmente, pero sobre todo, es hablar de una mujer ejemplo, que a base de trabajo y constancia, ha llegado a ser considerada la mejor voz soprano en México.

Antes de que tomara a su cargo la actual Facultad de Música de la UANL, una jovencita de 12 años rondaba la escuela (en aquel entonces municipal), para ingresar particularmente a la clase de canto.

“Desde siempre tuve el gusto por el canto, montaba un telón en mi casa y me imaginaba cantando ante mucha gente. Cuando fui a la escuela de música no me recibieron por mi edad, me la pasaba rogándole a la maestra que me admitiera. Fue hasta que cumplí 14 años que me aceptó ” comentó con un tono jocoso la ahora profesora de la Facultad de Música.

Para alcanzar la gran voz, la maestra consideraba como base de todo conocimiento a los libros, sin embargo su paso por las aulas le enseñaría que para lograrlo necesita mucho más que eso.

“Era tanta mi ansiedad por estudiar, que la maestra me decía que dejara los libros para dedicarnos al repertorio. Mi voz en aquel entonces era la de una soprano lírico muy finita, todos me decían -¡qué bonito cantas!-, pero a mí no me satisfacía, yo quería más volumen. En ese momento no sabía que sólo el tiempo hace que la voz madure” aseguró Suárez Treviño.

Desde sus primeras clases, la maestra Graciela demostró su gran pasión por la música. Como estudiante incursionó en el Coro Universitario donde se desenvolvió como solista y guía de sopranos, y al mismo tiempo ayudaba a su maestra con los alumnos a su cargo. Fue a principios de 1960 cuando oficialmente se le dio la oportunidad de la docencia.

En la Facultad de Música además de profesora, ha ocupado diversos cargos administrativos como: subdirectora, miembro de la Comisión Académica y Consejera Maestra. Actualmente además de las clases diarias, tiene a su cargo el Taller de Ópera de la escuela.

Como concertista ha viajado a toda la Republica Mexicana y parte de Estado Unidos; en países europeos ha sido reconocida por las grabaciones que ha realizado de diversas óperas. Se ha presentado en auditorios, como el Palacio de Bellas Artes y la Sala Ponce, así como en Nueva York, Washington, New Jersey, San Antonio, McAllen y Laredo.

Entre las óperas que ha interpretado se encuentran, Madame Butterfly, Baile de máscaras, de Verdi, Andrea Chénier, Aída, Cavallería rusticana, El Tabarro, entre otras.

Orgullosa de cada uno de sus estudiantes, Graciela Suárez Treviño nos explicó que como pocos maestros de música en México, cuenta con una reconocida cantidad de exalumnos cantando en el extranjero.

“Es mucha la satisfacción que me dan mis alumnos, algunos de los que ya salieron ahora están cantando en Europa o en Houston (…) otros actualmente son maestro en la facultad o en CONARTE” señaló Suárez Treviño.

Al ser cuestionada de lo que para ella representa la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), como escuela en su etapa de estudiante y desde la década de los sesentas como docente, la maestra suspiró y dijo: “Estoy muy agradecida con la Universidad porque me dio todo lo que soy, porque lo que he podido realizar ha sido a través de ella (…) Estoy agradecida especialmente con el Consejo Universitario y con todos lo rectores que me permitieron ofrecer mis conciertos y continuar dado clase” concluyó la artista.

Herramientas personales