Tiene vida propia el teatro de Monterrey

De WikiNoticias UANL

3 de agosto de 2007

Como un panorama curioso, interesante y llamativo definió Emilio Carballido la reunión de siete obras de igual número de autores nuevoleoneses en Tramoya.

Como un panorama curioso, interesante y llamativo definió Emilio Carballido la reunión de siete obras de igual número de autores nuevoleoneses en Tramoya, la revista de la Universidad Veracruzana ideada, editada, protegida y salvaguardada por el reconocido dramaturgo desde hace treinta años.

En este número 91 de su nueva época la UANL se unió en el apoyo editorial para la edición especial cuyas obras “contienen diversas informaciones sobre México y no sólo de Monterrey: son universales”, dijo.

“El teatro de Monterrey lleva tiempo de existir con vida propia; esta cosecha de teatro cubre la región de Monterrey y nos deja muy orgullosos de exhibir las obras, una por una y que no son idénticas sino variadas y con secretos de dramaturgia que cada uno guarda”.

Carballido consideró que los siete deberán ser montados en otras ciudades de manera de conocer mejor a Monterrey y a nuestro país al verlos con las voces y los gestos de otros lugares.

A decir de Luis Martín Garza, los siete antologazos se forman en lo regional para acceder a lo universal.

“Parten de lo cotidiano, de lo propio, de nuestro carácter, costumbres y formas de ser para insertar su perspectiva en la descripción de lo humano”.

Hernando Garza y Reynol Pérez recuperan vivencias que guardan de sus orígenes y los primeros años vividos en sus respectivos pueblos: China y Agualeguas. En Venados a la luz de la luna, el primero aborda el despoblamiento por la migración a Estados Unidos y el segundo, en Por encima de la vida trata la soledad de los pueblos por la migración.

Rubén González Garza en La casa de las cruces de gis, trata en forma realista a una familia tradicional que ha cimentado su existencia en base a secretos, mentiras y apariencias; en su más reciente creación, Expreso a nomeolvides, Hernán Galindo pone a un anciano a reflexionar en el último tramo de su vida.

El rompimiento de formas tradicionales es una constante en los textos dramáticos de Mario Cantú Toscano y Vidal Medina; el primero recrea al personaje de la novela de Robert Musil El hombre sin atributos y el segundo propone en Galimatías la narraturgia, un texto que pueda intercambiarse o pluralizarse sin romper perfiles, caracteres o tema central.

Se completa la revista con la obra de Coral Aguirre en recuerdo de Salvador Novo, Con la sal de Salvador.

Luis Martín expresó el deseo de que este tipo de ediciones con dramaturgos de Nuevo León vuelvan a realizarse en Tramoya o en otras publicaciones, “una antología tan variada y rica como ésta va a ser siempre un excelente medio para seguir posicionando el teatro de Nuevo León”.

Herramientas personales