Suscriben acuerdo de colaboración ecológica con Universidad de Sofía

De WikiNoticias UANL

23 de abril de 2007

A los proyectos conjuntos de investigación sobre monitoreo ecológico, se sumará la impartición de seminarios y conferencias para estudiantes de Ciencias Biológicas.

A los pies del monte Vitosha se extiende Sofía, la capital de Bulgaria. En las faldas de sus montañas nacen los barrios más elevados de la ciudad. Es una urbe industrial por excelencia, con más de 800 plantas produciendo metálicos, textiles, artículos de piel, goma, imprentas, y electrónicos.

Alguna semejanza con Monterrey, donde también se deslizan barrios por las faldas de los cerros, y la actividad industrial se hace sentir. Esta fue una de las causas de la intención de colaboración firmada recientemente por profesores del cuerpo académico de la Facultad de Ciencias Biológicas (FCB) de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), e investigadores de la Universidad de Sofía, Bulgaria.

“Debido al parecido entre las ciudades de Sofía y Monterrey queremos hacer una comparación de monitoreo ecológico entre lo que sucede aquí y lo que está sucediendo en nuestro entorno europeo, especialmente los efectos secundarios que puede tener la contaminación, a causa de la industrialización de nuestras ciudades –expresó Michaela Nedyalkova, especialista del Instituto de Ecología de la Academia Búlgara de Ciencias.

La acompañaba el doctor Nikolay Popov, del Instituto de Criobiología y Tecnología de Alimentos de Sofía. En la firma de la alianza estratégica estuvieron presentes profesores e investigadores del cuerpo académico de la FCB y su director el doctor Juan Manuel Alcocer González.

“Para la FCB es muy significativo establecer una relación con este grupo de profesores de la institución búlgara y realizar intercambios de colaboración importantes, sobre todo en temas cruciales como los efectos de los cambios globales para el medio ambiente y las especies”, apuntó Alcocer.

José Antonio Heredia, maestro del Cuerpo Académico de Ciencias Exactas y Desarrollo Humano de la FCB explicó que el intercambio se materializará para el siguiente año, cuando especialistas de ambas instituciones viajen para completar los estudios.

“Aquí en la Universidad nosotros tenemos una tecnología para analizar los efectos de la contaminación en mamíferos terrestres, la cual aportaremos para esta investigación. Los principales beneficiados vamos a ser los habitantes de ambas ciudades pues es evidente el incremento de la contaminación. Vamos a tener un monitoreo eficiente para conocer a fondo estos impactos, trabajar en ellos; y a la vez nuestros estudiantes e investigadores consolidarán sus experiencias con asesorías de una escuela diferente, y con acceso a tecnología moderna”, puntualizó Heredia.

Los nuevos métodos de estudio ecológico que emanan del acuerdo de colaboración entre investigadores de Sofía y Monterrey se suman al programa de fortalecimiento de los cuerpos académicos que tiene lugar en la Universidad Autónoma de Nuevo León. El conocimiento y la tecnología difuminan fronteras, y así la distancia entre el Vitosha o el Cerro de la Silla no es impedimento en la causa común por proteger el entorno global.


Herramientas personales