Suenan notas mexicanas

De WikiNoticias UANL

18 de febrero de 2010

La Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Nuevo León abrió su primera serie de conciertos de la Temporada 2010


Con un espíritu nacionalista, la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Nuevo León arrancó el 18 de febrero del 2010 su primera serie de conciertos para sumarse a los festejos del bicentenario de la Independencia y centenario de la Revolución Mexicana.

El programa integró las obras: “Janitzio” de Silvestre Revueltas, “Concierto para flauta y arpa” de Eduardo Angulo, “Tierra de Temporal” de José Pablo Moncayo, “Encuentros” de Zyman y “Danzón No. 2” de Arturo Márquez; todos compositores de nacionalidad mexicana y de renombre internacional.

El Director Artístico de la OSUANL, Jesús Medina, anunció que se contaría en el escenario del Teatro Universitario Campus Mederos con la participación del flautista mexicano Miguel Villanueva y la estadounidense Janet Paulus en el arpa.

Reafirmó que el primer concierto era totalmente mexicano, así que planeó presentar algo nuevo -más allá de lo tradicional-, por lo surgió la idea de presentar el “Concierto para flauta y arpa” de Angulo, como pieza principal.

“En los conciertos solo había una melodía con estos dos instrumentos, que es el ‘Concierto para arpa y flauta’ de Mozart que había sido siempre el que se tocaba en todos lados; pero a pesar de ser nueva nos encontramos con una obra muy bien escrita bien lograda, virtuosa, y sobre todo muy mexicana”, expresó´Medina.

La noche del jueves 18 de febrero contará con la presencia del maestro Eduardo Angulo que será un plus en la velada, ya que la gente está más columbrada a escuchar obras de autores ya fallecidos, convirtiéndolo en una oportunidad única y fuera de lo común.

La obra cuenta con tres movimientos que te inducen a una gran procesión religiosa: en el primer movimiento la procesión hacia un templo a donde se dirige toda gente; en el segundo movimiento nos sitúa en el templo ya que es un plegaria, y el tercer movimiento es la fiesta; ésta es la imagen que da con esta gran orquestación, comentó Jesús Medina.

El director insinuó que aunque los dos primeros movimientos no tienen un son mexicano, el último que es “Allegro jacarandoso”, realmente es un fiesta, con percusiones.

Los comentarios por parte de los invitados y músicos que efectuarán los solos en esta pieza hablaron de la dificultad de las obras del maestro Eduardo Angulo, pero afirmaron ser de gran calidad y belleza.

“Yo lo considero una obra muy bien lograda, muy bien escrita y, obviamente, es el repertorio para estos instrumentos, ya que los combinan muy bien a uno de los mejor dúos de instrumentación que es la flauta y la arpa”, dijo el flautista Miguel Villanueva.

“Eduardo siempre me dijo que el arpa es su instrumento favorito; él escribe muy bien y no es fácil, y aunque el arpa es muy parecido al piano, hay cosas que son mucho más difíciles en el arpa, pero sí vale la pena trabajarlo, y cada vez que vuelves a tocarlo disfrutas más de su música”, agregó Janet Paulus.

‘Concierto para flauta y arpa’ es una pieza que se estrenó con la Orquesta Sinfónica de Bellas Artes en la ciudad de México, y ha sido tocada con las orquestas del Instituto Politécnico Nacional y de Xalapa.

Medina destacó que entre las obras del concierto, las dos últimas también son de autores aún vivos que son Zyman y Márquez, dando un total de tres3 obras de compositores que ejercen en la música, algo fuera de lo común.


Herramientas personales