Son Monarcas del concreto

De WikiNoticias UANL

24 de agosto de 2010

Dos equipos de la Facultad de Ingeniería Civil de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) fueron premiados en la ciudad de Chicago, Illinois, por el American Concrete Institute en las pruebas de predicción y desempeño de una Bowling Ball o bola de boliche hecha de concreto.

Tras la convocatoria del American Concrete Institute los alumnos del séptimo semestre de Ingeniería Civil tuvieron quehacer: debían fabricar una bola de concreto con especificaciones de peso y resistencia, desde diciembre investigaron, probaron materiales, mezclaron y el 20 de marzo estuvieron listos para volar a Chicago. Pero un detalle en el viaje podía alterar los resultados esperados.

“En una escala en el aeropuerto de Dallas nos preguntaron qué transportábamos y le dijimos que una bola de concreto. No es normal que alguien lleve eso en el equipaje”, cuenta Mario Robles Rosales, uno de los integrantes del equipo.

El personal de Aduanas les dijo que “parecía droga”.¬ – ¬No es droga. Chéquela –insistían los muchachos–. – La tenemos que romper. – ¡No la rompa!

“Sacamos la convocatoria del concurso y les explicamos pero ellos se llevaron la bola a Rayos X. La dejaron caer al suelo, luego nos la dieron y nos dejaron ir”.

Cuenta Robles que como la bola estaba bien envuelta no quisieron ni ver qué había sucedido con ella, decidieron proseguir su viaje aunque iban un poco decepcionados creyendo perdido el trabajo de tanto tiempo.

YA EN CHICAGO...

El equipo conformado por Mario Robles, José Salazar Saldívar, Emanuel Espinosa Morales y Oscar Ibarra López –bajo la asesoría del maestro Jorge Rivera Torres– fue el cuarto en concursar.

“En el concurso de la rodada conseguimos todos los puntos y en la resistencia también tuvimos buen resultado. No sabemos si hubiera estado mejor sin el problema del aeropuerto pero igual obtuvimos el primer lugar en la categoría de Predicción”, dice satisfecho Robles.

En un sobre los jóvenes debían incluir su predicción: “Escribimos que iba a dar una resistencia de diez mil seiscientas libras y obtuvimos una de diez mil cuatrocientas sesenta y dos”, puntualizó.

Para José Salazar el proceso fue de mucho aprendizaje: investigar materiales, el comportamiento del concreto. “Nos emocionamos al escuchar nuestro nombre en la premiación y contribuir al prestigio de la Universidad en ese evento”, comentó.

El maestro Jorge Rivera explicó que los jóvenes debían predecir a qué carga con presión la bola se iba a deformar veinticinco milímetros.

“Era muy caprichoso el diseño: debía ser un concreto ligero y de una densidad de mil doscientos kilos por metros cúbicos cuando la densidad del agua es de mil. El reto era conocer bien las propiedades físicas de los ingredientes e investigar cuáles serían los materiales más idóneos para aligerar y dar resistencia al mismo tiempo”, mencionó el coordinador académico de la materia.

Otro equipo de la UANL concursó en la categoría de Desempeño, asesorados por el doctor Alejandro Durán Herrera quien es jefe del departamento de Tecnología del Concreto del Instituto de Ingeniería Civil.

“El concurso consistió en fabricar un concreto muy poroso. Desde séptimo semestre les inculcamos las nuevas tecnologías pero estos muchachos aprenden más con este concurso, hacen concretos modernos, utilizan aditivos superfluidificantes que muchos ingenieros ni saben que existen y usan cementantes complementarios para hacer el material más ecológico y sustentable”, explicó Durán.

El equipo conformado por Francisco Anguiano, Zoe Talamantes, Juan Vera y Juan Adalberto Rivas Jr. obtuvo el segundo lugar de su categoría.

“Debíamos lograr una bola de concreto muy ligero –para fines ilustrativos tenía que flotar en teoría–, como el cemento y la arena son muy pesados decidimos usar carbón coque y unicel”, relató Francisco.

Tuvieron un trabajo arduo, según contó Zoe. “Veníamos en sábado y domingos. Preparar la mezcla era bien doloroso: metía mis manos para homogeneizar la mezcla, era fibra de vidrio, fibra de carbón, fibra de acero y a veces me salía sangre, pero hicimos todo con gusto. Valió la pena.”

A la cita del American Concrete Institute acudieron veinte equipos de trece universidades de Costa Rica, Puerto Rico, México, Estados Unidos, Canadá y Turquía.

Para mantener la solidez que la UANL ha mostrado en este cónclave desde 1995, la nueva mesa directiva del Capítulo Estudiantil ACI-FIC UANL de la Sección Noreste de México busca motivar a los alumnos hacia la materia.

“Nos proponemos repetir el Simposio Internacional de Tecnología del Concreto organizado por alumnos, hacer un concurso entre universidades de la región noreste y también armar una convención entre las universidades de Monterrey para nutrir el estudio del concreto”, dijo el presidente Adrián Landa de la mesa directiva.

El órgano estudiantil se compone además por el vicepresidente Juan Rivas, el secretario José Salazar, el tesorero Mario Robles y los vocales José Martínez, Dulce Ordóñez, Manuel Flores y Pedro Salazar.

Herramientas personales