Sociedad, comunicación y cultura

De WikiNoticias UANL

6 de octubre de 2006

La Facultad de Ciencias de la Comunicación entregó un reconocimiento al escritor ecuatoriano Iván Oñate.

Como agradecimiento de su aportación al mundo de las letras, la Facultad de Ciencias de la Comunicación entregó un reconocimiento al escritor ecuatoriano Iván Oñate quien impartió la conferencia “Sociedad, comunicación y Cultura” en el auditorio de dicha institución.

El poeta sudamericano se dirigió al público estudiantil partiendo de la cuestión de qué es cultura y cuál será la concepción que se haga de ella, ejemplificando el concepto como situaciones que se dan todos los días en la ciudad, además de que es una forma de pensar de una sociedad.

“La cultura no es otra cosa que información. Una forma de pensar de una sociedad: la ideología, sus costumbres, pero lo importante es saber cuál es la comunicación cultural y cuál es la comunicación biológica”.

Destacó que para entender cultura, se tiene que comprender en un juego de relaciones, oposiciones, de diferenciación, similitudes o igualdades. “Solo puedo entender una cultura oponiéndolo al campo de la naturaleza”.

La clasificación biológica hembra- macho, sobre la cultural hombre-mujer, dio una nueva definición a la diferencia del género, haciendo una variante en esta lucha generando una nueva problemática.

Para Oñate, la sociedad ha adoptado una cultura androcéntrica, la cual implica que está centrada en el hombre, como su comportamiento en sociedad hasta la forma de utilizar palabras.

"Nosotros como comunicadores debemos de salirnos de ese balance volatista, sino entender qué redes comunicativas están detrás de cada suceso, cada hecho".

Habló de experiencias personales de cómo una mujer doctora no quería que le dijeran "médica" porque en su título profesional venía "médico", dando espacio a una violencia semántica.

También dijo que el estereotipo es igual de grande que una pirámide, y el peor es que hay limitantes biológicas entre hombre y mujer, y hay mitos culturales.

"No estoy abogando por que somos iguales, porque no somos iguales y en buena hora, pero lo que sí estoy en contra en que la diferencia sea fuente de inequidad, que alguien por que es morenito sea menos que el sujeto blanco. Ó sea, que el gringo que está detrás de la frontera se crea que es más que nosotros los latinoamericanos", argumentó el literato ecuatoriano.

Explicó que los mitos culturales son relativos en el tiempo y en el espacio, por lo tanto pueden ser cambiados y renovados, como sucedió en la Revolución Mexicana, pero hacen falta todavía muchas cosas.

"El acceso al arte y a la literatura, que no tienen que ser solamente de clases elegidas. El arte y la poesía tienen que estar en todas y cada una de nuestras vidas. En este pueblo maravilloso que es México por primera vez comí las enchiladas, entonces vi esto, ¡esto es arte!, arte maravilloso, es que tenemos que salirnos de ese conocimiento absurdo del siglo XVIII de que el arte está en el museo. El arte está en las cocinas, en nuestras mesas, en nuestras camas, en nuestras alcobas, en la vida diaria de nosotros", expresó Oñate.

Mencionó que en la actualidad el mundo del consumo se ve amenazado por el "fetichismo de la mercancía" el cual significa que si una persona carece de algo lo puede comprar. De igual forma destacó la venta de la "insatisfacción" como clave de la publicidad.

Recalcó que así como se transmiten características faciales genéticas, también se transmiten características culturales ideológicas, y principalmente el lenguaje.

"El lenguaje es la red que nosotros creamos al mundo y atrapamos lo que nuestro lenguaje es capaz de atrapar. Un francés ve su mundo en francés, nosotros en mestizo. Cada lengua tiene su propia ley de como adaptarse a este fenómeno".

Herramientas personales