Semillero de la salud, Facultad de Medicina

De WikiNoticias UANL

19 de marzo de 2009

Pionera de la salud en el Estado.

Los rayos de sol caen como cascada en la zona poniente de la ciudad. Decenas de estudiantes y transeúntes pasan por lo que hoy es la Unidad Médica de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). Muchos jóvenes van de prisa por el comienzo de sus clases, deseosos de aprender de sus maestros y sentir ese llamado de su vocación; otras personas van tras el apreciable tesoro de la salud, por lo mismo se dirigen hacia una atención o consulta en el Hospital Universitario.

La Facultad de Medicina y el Hospital Universitario son reconocidos por su nivel de excelencia médica. La institución proviene de una buena semilla, germinada hace más de 180 años. Cuando sólo una de cada 10 mujeres sobrevivía a una cesárea, cuando el territorio de Texas aún pertenecía a México y cuando Alexander Graham Bell aún no había inventado el teléfono, un grupo de visionarios inició la enseñanza de la medicina en Nuevo León.

180 AÑOS, LA IDEA

En agosto de 1828 se erigieron las bases de origen de la Facultad de Medicina con la creación de un Hospital-Escuela donde la enseñanza de la medicina estuviera asociada a la práctica médica. Para impartir la primera cátedra en el estado se contrató a Pascual Constanza, iniciando con él la docencia médica en la región.

150 AÑOS, LA EJECUCIÓN

En 1858, José Eleuterio González (Dr. “Gonzalitos”) rescató y ejecutó esa primera idea. Fundó la Escuela de Medicina, que al año siguiente se convertiría en facultad, anexando al Colegio Civil. La Facultad tendría que pasar por constantes esfuerzos, repetidas clausuras y hasta elecciones clandestinas para llegar a convertirse en la más grande formadora de médicos en el norte del país.

75 AÑOS, LA CONSOLIDACIÓN

El 21 de mayo de 1918 se emite la Ley sobre el ejercicio de la medicina y en 1933 la Facultad de Medicina lideró la iniciativa de fundar nuestra querida Universidad de Nuevo León, consolidando así la fuerza académica que siempre se le caracteriza. Ésta se vio reflejada en la construcción de los edificios del Hospital Universitario y de la Facultad de Medicina en 1938, en donde hoy se sitúa.

Con tres siglos de esfuerzo, convicción y disciplina, el Hospital Universitario y la Facultad de Medicina son pioneros de la enseñanza, asistencia e investigación médica. El inculcar la calidad y la excelencia a sus estudiantes es el soporte para los valores del médico del mañana.


Herramientas personales