Se viste de héroe portero felino

De WikiNoticias UANL

5 de mayo de 2007

El portero felino Andrés Campos Treviño se convirtió en el héroe del encuentro entre la UANL y los Correcaminos de la UAT, al atajar dos disparos en la tanda de penales y así, eliminar al campeón nacional y pasar a las semifinales.

Difícil partido resultó el de Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León con los Correcaminos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas; el marcador lo reflejó al minuto 90: empate a un gol, así que sobrevino la tanda de penales.

La presión de la gente en las tribunas sin duda jugó un papel importante para los jugadores en una situación de esa naturaleza, aunado a ese ingrediente extra que fue saber que la familia estuo en el graderío esperando el mejor esfuerzo, que con el último aliento se ganara el partido.

Esa situación la vivieron Andrés Campos Treviño y Abelardo Carlos Hernández, entonces portero y delantero del equipo Tigres, el primero por su posición en la cancha, la más difícil en una tanda de penales; y el segundo por ser el quinto tirador.

Afortunadamente, ambos cumplieron bien con su labor y estuvieron en la semifinal de la Universiada Nacional 2007, concentrados para jugar ante la Universidad Veracruzana el domingo 6 de mayo, alas 17:00 horas, en el estadio Gaspar Mass.

DISFRUTAN SU PASIÓN

El entonces técnico de Tigres, Roberto Gadea, buscó en medio del festejo al portero, lo encuentró, lo abrazó y con una sola palabra le dijo todo: “gracias”.

Se abrazaron ambos personajes y luego Andrés Campos, todavía sin aliento, atendió a los medios de comunicación y arremetió, “me tocó sacar la cara por ellos, y así es a veces, son las dos caras de la moneda, en ocasiones te toca la suerte de parar un penal o la mala suerte de fallar”.

El estudiante de la Facultad de Derecho y Criminología aseguró que ese partido era el de la revancha, había que despedir a Correcaminos de la Universiada Nacional 2007.

“Es una espina que traíamos atorada desde el torneo pasado, nos eliminaron en la semifinal, este torneo es de nosotros y nadie nos va a venir a pisotear a nuestra casa, nadie nos va a ganar”, dijo convencido.

El hecho de que tu familia estuviera en la tribuna ¿qué representa?, se le preguntó.

“Es darle una alegría a ellos, es una alegría para el jugador que venga tu familia a animar, es lo que más puedes pedir en la vida”, aseguró.

En tanto, Abelardo Carlos reconoció que ser el quinto tirador en la tanda de penales sí es mucha presión, “pero siempre ocupo ese lugar y gracias a Dios se me dio la anotación”.

Para este jugador, integrante de Tigres desde 2003 y estudiante de la Facultad de Ciencias Químicas, este partido de la revancha había que ganarlo, al final se fue con dos goles en ese juego, y ambos con dedicatoria especial: a su novia, Ana Cecilia Díaz.

Herramientas personales