Se integra a la delegación mexicana rumbo a Turquía

De WikiNoticias UANL

8 de agosto de 2005

Violeta Ávila Torres

Sin perder un solo hit en los que había corrido y ganando todos sus seriales y finales de todos los torneos, tanto estatales como nacionales en los que había participado en 2005, Violeta Ávila Torres se integró a la delegación de atletismo del país que acudía a la Universiada Mundial en Izmir, Turquía.

“La verdad no esperaba ir en este año a este evento tan importante, ya me había mentalizado para la posibilidad de que no fuera, cuando me dijeron que era posible, procuré no emocionarme ni ilusionarme de más”, explicó la joven velocista.

Ella se unió en su especialidad de 100 con vallas al equipo femenil integrado por la bajacaliforniana Magali Yáñez, en los 400 metros planos; la chihuahuense Ruth Grajeda, en los 200 metros planos; la mexiquense Daysi González, en los 20 kilómetros caminata, y Alejandra Meza, en garrocha femenil.

Aunque desconocía si sus compañeras poseían experiencia internacional, consideró que “vamos poquitos, pero la delegación está muy bien conformada”.

Izmir es la culminación de un año excelente, pues desde que inició su preparación específica fue bajando sus tiempos; en el Día del Estudiante por fin abatió el 14.80 que la siguió todo el año anterior al registrar 14.72.

En cada competencia regional descontaba un promedio de 10 centésimas, en la Universiada Nacional en Toluca dio 14.42 que le permitió estar en la preselección hasta que en el Nacional de Primera Fuerza en Chihuahua hizo su mejor registro: 14.17.

“Estoy contenta con lo que logré, hasta donde he podido llegar, se puede decir que soy la mejor vallista este año”, dijo la entonces alumna de la Facultad de Derecho y Criminología.

Aunque hacía tres años había acudido a Cuba, aclaró que las competencias eran parte del entrenamiento por lo que ésta sería su primera experiencia internacional en la que además de llevar los colores azul y oro de la Universidad Autónoma de Nuevo León, representaría al estado y al país.

“Es mi mayor logro asistir a la Universiada Mundial, me siento preparada, no he dejado de entrenar. No puedo decir que vaya a correr en semifinal o final, lo que sí espero es bajar la marca y por qué no, alcanzar un récord mexicano. Voy a realizar mi mejor esfuerzo, por eso he estado entrenando doble sesión”.

Violeta esperaba conocer el ambiente de competencia a esos niveles, por un lado, se imaginaba un estadio lleno, envuelto en la algarabía y por otro, suponía que debía resultar muy diferente a las nacionales.

En México conocía durante todo la mitad del año a sus rivales, en cambio en Turquía desconocía contra quienes iba a correr y sus tiempos.

“Espero ganar mucha experiencia en cuanto a controlar los nervios, aprender ejercicios o ritmos de otros lugares, regresar aquí con nuevas cosas, meterlas al plan de entrenamiento para ser mejor cada día”.

Reconoció que nunca imaginó alcanzar estos logros cuando inició su carrera hace varios años, “la clave no es darse por vencido, entrenar todos los días, dedicarle tiempo, hacer sacrificios, no salir, no desvelarte, cuidar tu alimentación”.

Con la Universiada Mundial terminaba un ciclo, tendría el resto de 2005 y el 2006 para seguir bajando sus tiempos en los nuevos ciclos para la Universiada Nacional en Mérida, Yucatán, y las posibles competencias centroamericanas o panamericanas de federación y en 2007, con la experiencia adquirida, deseaba regresar a la Universiada Mundial.

Violeta había llegado a ser considerada en el medio como la próxima Ana Guevara y si bien reconocía que la sonorense era un ejemplo para ella, esa opinión representaba un reto muy fuerte porque no estaba de lleno en el deporte.

“Sí, mi vida ha sido el atletismo, pero lo combino con los asuntos de la casa y los estudios en la facultad, el problema es cómo lograr un equilibrio entre la educación y el deporte, pero sí se puede dar el tiempo para estudiar sin descuidar el entrenamiento, tampoco descuido la escuela por estar entrenando, creo que un atleta completo debe estar comprometido con el estudio, si quiere superarse profesionalmente y deportivamente debe lograr ese balance.

¿Aspiras a dedicarte profesionalmente al atletismo?

De ser posible sí, no lo descarto, pero ahorita tengo otras prioridades, pero el apoyo de mi familia lo tengo, buscar patrocinios creo que sí se puede, sí me gustaría continuar una vida profesional.

Herramientas personales