Salvarían a infectados por el virus del papiloma humano

De WikiNoticias UANL

11 de septiembre de 2008

El Premio de Investigación UANL 2008 fue para el trabajo “Generación de un potente vector adenoviral oncolítico altamente selectivo contra neoplasias asociadas al papilomavirus humano”, realizado por científicos de la Facultad de Medicina: Augusto Rojas Martínez, Iván Delgado Enciso, Daniel Cervantes García, Rocío Ortiz López y Hugo Alberto Barrera Saldaña.

El trabajo de este colectivo inició hace ocho años, los investigadores trataban de generar un vector con un potencial para tratar cáncer de cérvix y así ofrecer una alternativa a muchísimas mujeres mexicanas infectadas por esta patología.

“Vimos los resultados en cultivo de células, luego en ratas, y está en esa fase para una producción ya en humanos”, informó la doctora Rocío Ortiz.

Construyeron una serie de vectores, surgidos como herramientas antineoplásicas con efectos confinados a las células tumorales, los cuales pueden replicarse y ser citotóxicos de manera casi exclusiva en un tejido tumoral.

“Estamos muy inquietos para que esto no se quede en un escritorio”, dijo el doctor Barrera, “buscamos recursos, inversionistas, para poder pasar a probar en pacientes esta esperanzadora alternativa, buscando que estos ocho años y este cúmulo de esfuerzos permita llegar al objetivo final que es ofrecer una alternativa a las pacientes mexicanas que están afectadas por este terrible mal.”

El doctor Iván Delgado, de Colima, relató lo interesante de incorporar tecnologías, elementos biotecnológicos nuevos, para tratar de resolver un problema crucial en el país.

“Hay sistemas de salud que detectan estas patologías muy a tiempo y por eso se enfocan más a lo preventivo, pero nosotros sí tenemos muchos casos de mujeres en estadíos avanzados de la enfermedad. El enfoque fue inicialmente hacia el cáncer cérvico-uterino pero vimos que funciona para neoplasias asociadas al virus del papiloma humano, como tumores de cuello y otros.”

Para Daniel Cervantes, de Aguascalientes, ha sido muy enriquecedor trabajar con el grupo.

“Este premio es una satisfacción extra junto a otra gran motivación, que la idea se materialice en una alternativa para el tratamiento de millones de personas”.

“Otro aspecto interesante de este proyecto –finalizó Barrera, “es que combina las varias funciones que tiene la Universidad, la formación de nuevos investigadores, la aportación de tecnología de punta, y el enfoque hacia problemas importantes que aún no han sido controlados por el sistema de salud”.

Herramientas personales