Rindió UANL reconocimiento al trabajo y vocación de sus siete mil profesores

De WikiNoticias UANL

12 de mayo de 2006

A través de los doctores Ricardo Salinas Ruiz, docente de la Facultad de Medicina y Miguel García Cantú, maestro de la Facultad de Odontología, la UANL rindió un reconocimiento al trabajo y vocación de sus siete mil profesores.


“Ser maestro es ejercer la vida de la mejora manera”, así resume el doctor Ricardo Salinas Ruiz sus 54 años como docente en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), institución que lo condecora con un reconocimiento a su labor magisterial.

Y junto con él, estuvo el doctor Miguel García Cantú, maestro de la Facultad de Odontología; ambos recibieron de manos del Rector de la UANL, José Antonio González Treviño, una réplica en cristal de la Flama de la Verdad, para conmemorar más de 50 años de trayectoria docente en el marco del Día del Maestro, celebrado el 15 de mayo.

Ricardo Salinas Ruiz, quien desde 1952 a la fecha se desempeña como docente en la Facultad de Medicina, dijo convencido que el reconocimiento es -a través de su persona-, para la facultad en donde se ha desarrollado como maestro.

“Desde estudiante –ser maestro- era mi proyecto de vida. Mi historia es de gente de campo, papá era de San Fernando y mamá era de Galeana, viví la docencia desde primaria en la escuela Abelardo L. Rodríguez en la colonia Independencia, el respeto al maestro, el aprendizaje de ellos me cautivó; curiosamente mis tres hijos han sido docentes y para mí, ser maestro es ejercer la vida de la mejora manera”, compartió emocionado.

Incluso aseguró que el educar es a la vez educarse uno mismo, “la educación es un binomio entre educando-educador y viceversa; siento que el hecho de haber estado en mi escuela por vocación me ha hecho ser lo que soy ahora; es curioso, porque a pesar de tener 54 años en la docencia, en la facultad no he terminando de formarme, porque cada día hay cosas qué aprender, en Psiquiatría no se diga”.

En su oportunidad, el doctor Miguel García Cantú, docente desde 1956, expresó su gratitud por el reconocimiento que se le otorgó.

“Si después de ser estudiante se logran los méritos para ser maestro de esa institución que tanto quiere uno, es noble de lo noble; pero además, si haber recorrido el camino como estudiante y como maestro, es la UANL -que goza de un alto prestigio nacional e internacional- eso es algo que nunca terminaremos de agradecer.

”Siempre buscando el equilibrio entre la nueva generación de profesores con la experiencia y contribución de maestros reconocidos a lo largo de muchos años nos lleva a lograr la excelencia en nuestros programas académicos”.

En la Biblioteca Universitaria “Raúl Rangel Frías”, se llevó a cabo la reunión para homenajear de manera simbólica a los más de 7 mil profesores que integran la planta docente de la Máxima Casa de Estudios de Nuevo León.

Ahí coincidieron directores de facultades y preparatorias, consejeros profesores, profesores Eméritos, Decanos y miembros de la Junta de Gobierno y Comisión de Hacienda, así como el secretario General del Sindicato de Trabajadores de la UANL, Graciano González Alanís.

“Quienes somos maestros por vocación, sabemos, con particular claridad, que no hay profesión más gratificante que aquélla en la que se pone en juego el propio valor personal –en la doble acepción del término: valía y valentía-, para enseñar a otros, no como simple instructor sino como un modelo o guía”, explicó José Antonio González Treviño.

El Rector de la UANL dejó claro que el docente universitario da sustento para cumplir con la responsabilidad social que se le ha encomendado a la Universidad, pues en todos los maestros recae una doble responsabilidad derivada del caudal de saberes que poseen y de su conexión con los sectores claves del desarrollo.


Herramientas personales