Representan una pastorela muy regia

De WikiNoticias UANL

19 de diciembre de 2005

El poeta Octavio Campa Bonilla situó su pastorela Un diablo de pacotilla “en alguna plaza pública de algún barrio de Monterrey”, donde se convirtió a los pastores en rancheros con sombrero, a la música navideña en géneros norteños y colocó el pesebre al pie del Cerro de la Silla.

El poeta nayarita Octavio Campa Bonilla situó su pastorela Un diablo de Pacotilla, ganadora del Octavo Certamen Nacional de Pastorelas 2005, “en alguna plaza pública de algún barrio de Monterrey”, lo que permitió a la directora Gretchen Cortez Salas imbuirla del espíritu norteño.

Con los jóvenes integrantes del Taller de Teatro de la Facultad de Artes Escénicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León convirtió a los pastores en rancheros con sombrero, a la música navideña en géneros norteños y colocó el pesebre al pie del Cerro de la Silla.

Antes de iniciar la función de estreno la noche del 9 de diciembre de 2005 en el Teatro Universitario, Campa Bonilla recibió el premio al que se hizo acreedor por parte de Juan Alanís Tamez, titular de la Dirección de Artes Musicales y Difusión Cultural.

En esta edición participaron once obras provenientes de diversas entidades de la República como Nuevo León, Nayarit, Guanajuato, Distrito Federal y Tamaulipas. El jurado estuvo integrado por Rubén González Garza, Virgilio Leos y Jorge Segura.

“Nada sería el teatro más que literatura si estuviera confinado al texto, pero se convierte en acción cuando un grupo le da vida, dicen que la filosofía del teatro es el actor y el espectador viene a ser el veredicto”, dijo el escritor residente de Tepic, Nayarit.

En seguida, los actores dieron vida a la tradicional historia de la lucha del bien contra el mal donde el diablo borracho desorientado respecto al lugar donde se encuentra, va dar al sitio donde un grupo de personas ensaya una pastorela quienes tomándolo por Vicente Hernán quien representa a Satán, lo obligan a ensayar.

En su intento de hacer entender al director que es el mismo diablo, cambia los parlamentos y las situaciones de la obra. En la escena donde los pastores proclaman el nacimiento del Redentor, aparece ataviado con sombrero, zarape y morral haciéndose pasar por peregrino y convidando mezcal para impedir que fueran a adorar al Niño y a María.

Al fallar en su intento, resurge luego en la procesión de pastores que, por petición del Arcángel Gabriel guía el viejo ermitaño a Belén, intentando engañarlos con la noticia de que el Niño había muerto. Advertidos por el ángel, éste encara al diablo quien pretende dirimir la lucha en un volado con una moneda con dos sellos. Descubierto en su trampa sale huyendo con el esperado triunfo del bien.

El autor se reunió con los jóvenes al final de la función de estreno para felicitarlos.

“Está muy fresca, están muy bien los actores, con los sobresaltos naturales de un estreno, pero va a entrar en la dinámica del ritmo”, les dijo.

La obra ganadora se presentó de nuevo el 11 de diciembre de 2005. El sábado 10 se realizaron funciones especiales a beneficio de “Andares” asociación que ayuda a personas adultas con discapacidades en el auditorio “Pedro Vargas” en Av. Arturo de la Garza, Fraccionamiento Villarreal en San Nicolás de los Garza, N. L.

Integrantes del Taller de Teatro de la Facultad de Artes Escénicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León:

Diablo: Fabián Rodríguez.

Afeminado: Ismael G. Ayala.

Directora: Dinorah Garza.

Arcángel Gabriel: Olivia Barbosa.

María: Marlen Contreras.

Bras: Candelario Fermín.

Anselmo: Rodolfo Ordaz.

Teodora: Suzuky Aguirre.

Bartola: Rodrigo Estrello.

Antón: Luis Rey.

Gila: Suriana Sanmiguel Torres.

Mengo: Carlos Borjas.

Ermitaño: Gerardo Bernal.

Diablo 2: Alejandro Jáen López.

Vicente: Noé Acosta.

Pastores y pastoras:

Tania Aguilera.

Wendy Zúñiga.

Millosy Castillo.

Xóchitl Hernández.

Leticia Gauzin Zavala.

Herramientas personales