Representan problemáticas de sociedad mexicana

De WikiNoticias UANL

19 de octubre de 2009

La discriminación, corrupción, inseguridad, impunidad y el rol de los medios de comunicación ante las problemáticas sociales del México de hoy, fueron escenificas en la obra "Todos contra el payo".

Afuera del recinto la lluvia no cesaba, pero al interior del Teatro Espacio de la Facultad de Artes Escénicas se vivía una verdadera locura...todos contra el payo.

Desde un rey, pasando por un militar, un sabio y hasta una monja abusiva, fueron los personajes encargados de transportar al público a un país en donde se podía encontrar lo más absurdo del ser humano, un poco de corrupción y de impunidad.

Cada uno de los protagonistas de esta parodia de la sociedad, guardaba un significado ha ser descubierto: el glotón, por ejemplo, ocultaba un desorden alimenticio; por su parte, el enamorado era motivo de burlas y de discriminación por su preferencia sexual.

“Todos contra el payo”, es una obra escrita por José Joaquín Fernández de Lizardi, dirigida por alumnos de la Facultad de Artes Escénicas, contando con la asesoría del maestro Luis Martín, obra que retrata muchos de los problemas que se viven hoy en día en México.

El Lego, interpretado por Mariana García, representa la represión por parte de los gobernantes, pues en la puesta en escena, decidía quién hablaba y cuándo callaba a los otros personajes.

Por su parte, Anabel Sánchez actuó como el rey; daba las órdenes, pero seguía lo que el Lego (la monja) le dictaba: Selma Alpuing era el sabio que tenía todo el conocimiento. El prodigo y el avaro, papeles muy opuestos, ambos fueron interpretados por Adriana Aguilar; Fabián Valdez era el enamorado que componía canciones de amor para su “chata”.

Un personaje de grandes proporciones era el glotón, realizado por Karla Juárez; Gizeh Palacio era el militar, encargado del orden. El payo es la representación del mexicano, que por su ingenuidad, ha permitido la degradación de su pueblo, mismo que fue personificado por Lenin Andrade.

En el diseño de la escenografía se podía observar que todo estaba forrado de periódicos, como parte del descontento por parte de los estudiantes a los medios de información; pues dicen, que han deformado a la realidad y que son parte de un sistema en el cual no forman parte de una solución.

El lenguaje coloquial fue muy usado en esta puesta en escena, cuyo objetivo, además de brindar una perspectiva de la problemática social del país, era la de divertir a los asistentes de una manera sana, formando un punto de opinión a través del arte teatral.

En este trabajo se muestra cómo es que los mexicanos han dejado que su cultura y sus creencias sean invadidas por otras, obligándolas a cambiarlas o a deformarlas, y así asumir nuevos roles de comportamiento, que terminan con parte de su identidad cultural.

“Todos contra el payo”, es una retrospección de la sociedad, a su vez, una invitación a la reflexión de lo que se ha dejado de hacer para rescatar en la comunidad cosas de verdadera importancia como los valores, la libertad y la lucha por un México mejor.

Herramientas personales