Regresa Salón de la Acuarela a la Biblioteca Universitaria Raúl Rangel Frías

De WikiNoticias UANL

15 de diciembre de 2008

En su edición 2008, Salones de Acuarela MM + VIII exhiben noventa y dos obras de palestras saltillenses y regiomontanas. En homenaje póstumo exponen obras de los maestros Joaquín A. Mora y Renetta Green.

Idéntico a lo que sucede cuando se pinta una acuarela, las ediciones de la colectiva Salones de Acuarela son únicas e irrepetibles.

Es por esto que al presentar la muestra “MM + VIII”, inaugurada el pasado 8 de diciembre de 2008 en la Biblioteca Universitaria Raúl Rangel Frías (BURRF), se exhibió una colectiva de 92 obras de 51 artistas reunidos en una sola categoría; la calidad.

Sumados a los festejos del 75 Aniversario de la Universidad Autónoma de Nuevo León, la muestra que llega a su cuarta edición, y que en sus ocho años de vida ha expuesto más de mil 500 piezas, convocó a los mejores pinceles de Coahuila y Nuevo León.

Salones de Acuarela es una colectiva bianual celebrada en 2001, 2003 y 2005, pero por razones estratégicas se pospuso y realizó hasta este 2008, explicó Porfirio Tamez, director de la BURRF.

Entre los 10 invitados de la muestra curada por los maestros Héctor Cantú y Claudia Santos, se destacan los homenajes póstumos hacia Joaquín A. Mora y Renetta Green.

Previo a la inauguración el doctor Tamez Solís recordó que alguno de los participantes sintió que le faltaba dominio de las técnicas de la acuarela, coyuntura que aprovechó para destacar la complejidad y valía de tal expresión.

“Ustedes escogieron la acuarela, y saben que es una técnica plástica muy difícil”, dijo para reconocer y agradecer la participación y convocatoria de los artistas.

Por su parte el maestro Héctor Cantú destacó que los exponentes tienen un nivel artístico excelente, sumado al hecho de que por las condiciones físicas cada pieza es irrepetible.

“La acuarela es, sobre todo transparencia. Cada quien trae la suya. Veo un manejo de color interesante donde el tema es un pretexto para pintar”, arguyó.

Su apreciación es que el nivel de los participantes es bueno en tanto considera que la disciplina es compleja. “De cada mil autores hay un acuarelista”, razona.

Lo importante de la colectiva, esgrime el maestro, es que el público en general se acerque a apreciar obras locales caracterizadas por emotividades y sensaciones calcadas a flor de piel. Más allá de conceptualizarlas.

“No estoy de acuerdo con [buscar en las obras] las lecturas. La vocación de autor no amerita analizarlas, se puede plantear o hacer una valoración técnica, pero no puedes alucinar”.

Y agrega “La acuarela reclama; es muy chismosa. Lo valioso es que cuando hay un error técnico la acuarela te dice si fue a propósito o fue accidente; o resuelves o resuelves”, sentenció.

Y valerse de ese chisme sería justificar los errores, y el acuarelista honesto no se puede echar mentiras, si haces que un muro se vea añejo, la acuarela nos dice cuando es a propósito o cuando fue un accidente. Creo que es de la técnicas que tiene de valioso que es muy chismosa, ahí no mientes, el papel está ahí, el soporte está ahí -si lo haces-, has lo mejor que puedas.

Pensando en el Salón de Acuarela en ojos del visitante, considera que la colectiva es una invitación para que más público pinte acuarela.

Para lo anterior el maestro hace un par de recomendaciones.

“Como todas las cosas grandes, que lo hagan sin pretensiones, con la única competencia de uno mismo, no te debes comparar. Si traes una tendencia o quieres expresar algo hazlo, pero refuerza lo técnico”, propuso.

La exhibición permaneció hasta el 2 de febrero de 2009. La Biblioteca Universitaria “Raúl Rangel Frías” está ubicada a un costado del Parque Niños Héroes.

Reconocimientos para: Armando Rubio Morales, Otilio Peña Gurrola, Antonio Rocha, Efrén Nogueira, Héctor Cantú Ojeda, José Antonio Sánchez, José Luis Villaseñor.

Premiaciones para: “Fuego de amor”, de Blanca Idalia López “Llama de fe”, de Eleazar Sáenz “Caminando por Puebla de los Ángeles”, de María de la Luz Moreno. “Perlas Rojas”, de Maricela Estrada González “Hortensias”, de Matty Villarreal.

Mención honorífica para: “Libertad”, de María Amelia de la Garza, “Amor de un día”, de María Inés de la Garza, “31 de Octubre”, de María Virtudes Lozano, “A pesar de todo, aún es tiempo”, de Marisela Quiroga “Camino de la montaña”, de Miguel A. González.

Herramientas personales