Reducen probabilidades de accidentes automovilísticos por consumo inmoderado de alcohol

De WikiNoticias UANL

22 de junio de 2006

Mario Alberto Medrano recibió el Premio a la Excelencia en el Cumplimiento del Servicio Social 2006 -modalidad asistencial-, por su destacada participación en el programa de responsabilidad social "Conductor Designado", que promueve el consuno moderado de alcohol entre los jóvenes.

Durante varios meses un joven de la Universidad Autónoma de Nuevo León trabajó muy duro. Y si decimos que fue en varios antros del Monterrey nocturno, muchos se cuestionarán la afirmación.

Pero el trabajo de Mario Alberto Medrano, de la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública, mereció recientemente el Premio a la Excelencia en el Cumplimiento del Servicio Social, el cual realizó en la Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma.

“Es el Programa de Conductor Designado –nos relató Mario. “Consiste en un proyecto de responsabilidad social, que promueve el consumo moderado del alcohol sobre todo en jóvenes. Por ejemplo en un pequeño grupo de amigos que salen juntos, una persona va a ser la responsable de conducir al resto de ellos de regreso a sus casas.”

Parece fácil de decir, pero en realidad la tarea no se reducía sólo al convencimiento ocasional, se trataba de crear una verdadera conciencia sobre la necesidad de reducir la cantidad de accidentes automovilísticos relacionados con el consumo inmoderado del alcohol.

“Usamos procedimientos de comunicación interpersonal, llegamos a los jóvenes en los antros o en otros eventos, les explicábamos el proyecto, su utilidad; fue un trabajo de persuasión difícil, pero poco a poco la gente nos fue siguiendo. Al conductor designado le colocamos un brazalete y le ofrecimos dos o tres cortesías, en dependencia del antro, para consumir, sodas, jugos, aguas…”

Un total de 547 conductores inscritos hicieron que más de mil 921 jóvenes llegaran a casa de manera tranquila y segura después de disfrutar el fin de semana en el antro.

“Cervecería nos ha dado mucho apoyo. Hemos recibido nociones de primeros auxilios. Recuerdo que una noche sacaron a una muchacha del antro muy tomada, la pusieron boca arriba, cosa que no se debe hacer a personas con congestión alcohólica, ahí le dimos atención, esperamos hasta que vinieron por ella. A las dos o tres semanas regresó para agradecernos lo que habíamos hecho, y quiso inscribirse a nuestro grupo.”

Detalles como éste han enriquecido a la persona que es Mario Alberto Medrano. Sentirse útil, ser parte de un programa de servicio a la comunidad, motivar, hacer conciencia… son lecciones de vida que atesorará para siempre.

“Han sido muchos espacios para aprender, –asegura. “Durante mi carrera de Relaciones Internacionales aprendí a tener decisión, a echarle ganas a las cosas. En Cervecería me enseñaron el valor de la resiliencia, la dinámica para seguir proyectándose en el futuro a pesar de acontecimientos difíciles, caerte y levantarte. Y el servicio social me ha hecho crecer como persona.”

Sus preferencias apuntan hacia las relaciones internacionales, llevar a cabo proyectos de desarrollo cultural, la logística, el comercio, la política, los recursos humanos en general.

Que el lugar donde realizó su servicio social fuera el más destacado del país en cuanto a jóvenes inscritos al Programa Conductor Designado, no es visto por él como un simple récord, sino como una experiencia inigualable de compromiso y responsabilidad social que lo convierte en un ser aún más humano.

Herramientas personales