Recuerdan con homenaje al doctor Canseco

De WikiNoticias UANL

8 de julio de 2009

Develación del busto del doctor Carlos Canseco González.

El doctor, el compañero, el maestro y el amigo, estas palabras describen el significado de la personalidad de quien fuera un humanista, al servicio de la comunidad y de su Universidad, el doctor Carlos Canseco González.

Amigos, familiares y personalidades del entorno médico, se dieron cita para rendirle tributo al doctor Canseco, acaecido en enero pasado, con la revelación del busto y el re-nombramiento del Auditorio del Centro Regional de Alergología e Inmunología Clínica (CRAIC) del Hospital Universitario.

Pero más allá de homenajes, lo más significativo fue el afecto que mostraron los presentes, con especiales reflexiones y pensamientos para “don Carlos” (como le decían de cariño).

“Estamos orgullosos de que el doctor Canseco haya pertenecido a esta Institución, al Hospital Universitario, además de a la Facultad de Medicina, que haya pertenecido a esta Universidad. Estoy seguro que los futuros estudiantes seguirán su legado, ese ejemplo que siempre mostró a quienes tanto le aprendimos y admiramos”, manifestó el doctor Edelmiro Pérez, subdirector del Hospital Universitario.

“Fue una persona que siempre nos hizo sentir especiales”, afirmó la doctora Sandra Nora González Díaz, jefa del CRAIC.

Por otra parte, el doctor Carlos Baena, miembro de la Organización Mundial de Alergia e hijo de un amigo entrañable de Canseco González, destacó las virtudes de su maestro y amigo. “Carlos nos dejó una gran enseñanza: ser un hombre de bien, es un hombre que se sintetiza con cuatro letras: amor; a su Universidad, a sus hijos y a su esposa. Esperemos devolverle a don Carlos algo de lo mucho que nos dio”.

La esposa del fallecido doctor, María Aurora Villarreal de Canseco, se mostró conmovida y agradecida por todos los reconocimientos realizados a la memoria de su esposo, quien lo definió como “un hombre ejemplar”.

Y es que la vida de Carlos Canseco González fue más que ejemplar, porque perdurará por siempre, además de en la historia médica, en el ámbito social y humano de nuestro país y más allá de sus fronteras.

Herramientas personales