Recordaron a don Alfonso Reyes

De WikiNoticias UANL

18 de mayo de 2009

Guardia de honor al pie del monumento de don Alfonso Reyes

En domingo y con el espíritu universitario a cuestas, se honró la memoria de don Alfonso Reyes en el 120 aniversario de su natalicio y 50 años de su partida física, ceremonia que tuvo como escenario la efigie del Regiomontano Universal, justo en la entrada de la Facultad de Filosofía y Letras.

Hasta la escuela de humanidades llegaron las autoridades de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), encabezados por el Rector José Antonio González Treviño, para realizar una guardia de honor a Alfonso Reyes y con ello iniciar formalmente las actividades del Festival Alfonsino 2009.

Y en este marco, González Treviño insistió en que la Máxima Casa de Estudios era, hasta entonces, el foco cultural por excelencia en Nuevo León y en el noreste de México, “y estar aquí y ahora reunidos con motivo de recordar a don Alfonso Reyes, como lo hemos hecho cada 17 de mayo, es reafirmar el compromiso firme y decidido con la cultura y con esa corriente poderosa del humanismo”.

PROMUEVEN SU OBRA

Durante la guardia de honor que la comunidad universitaria llevó a cabo para homenajear al Regiomontano Universal, se obsequió el libro “Fragmentos de una confesión general: lecturas alfonsinas”, que la Facultad de Filosofía y Letras editó con el objetivo de promover la obra de don Alfonso Reyes.

Este proyecto editorial se gestó en el 2006 en el marco de un aniversario más del natalicio de Reyes y en 2007 se editó el primer libro, “Alfonso Reyes de Filosofía y Letras”; en 2008 se publicó “Poética y poesía en Alfonso Reyes”, tesis de Rodolfo Gutiérrez García.

En este evento, se entregó a los asistentes a la fiesta de Reyes “Fragmentos de una confesión general: lecturas alfonsinas”, que contiene ensayos compilados por Ludivina Cantú Ortiz y que divide en tres ejes temáticos: el autor, la obra en general, y el último en el estudio de un obra alfonsina en particular.

Sobre el autor, realizaron ensayos Roberto Fernández Retamar, Ludivina Cantú Ortiz, Elina Miranda Cansela y Rodolfo Gutiérrez García; el análisis de la obra estuvo a cargo de Nerón Pérez Martínez y Lidia Rodríguez Alfano; mientras que el estudio de una obra en particular lo realizaron Luisa Campuzano, María Eugenia Flores y Rosa María Gutiérrez García.

En su oportunidad, el maestro José Reséndiz Balderas, el entonces director de la Facultad de Filosofía y Letras, dijo que Reyes es considerado uno de los mejores prosistas del siglo 20, un escritor infatigable, dueño de una vasta cultura y una curiosidad enorme, epítetos propios de los gigantes de las letras.

“Su catalogación es un testimonio inobjetable de que su pensamiento ha traspasado las barreras del tiempo pretérito, para sentar sus reales con gallardía en la complejidad del mundo actual, porque Reyes es un aventajado a su tiempo”, expuso el catedrático.

Mientras que el Rector José Antonio González Treviño insistió en que la Máxima Casa de Estudios ha hecho suya la visión de Reyes.

“Nuestra conmemoración a la vida y obra de Alfonso Reyes ha sido, durante todos estos años, un fuerte impulso a su escritura, talento, inteligencia, imaginación, uso del idioma adecuado y eficaz, son las armas del Regiomontano Universal con las que conquistó la más alta categoría en el pedestal de la posteridad”, concluyó.

Herramientas personales