Reconstruyen hábitats para ayudar a la naturaleza

De WikiNoticias UANL

2 de marzo de 2010

Cuando se recuperan ecosistemas es necesario tomar en cuenta a cada organismo que los habita. Este también es el caso de los gusanos poliquetos.

Debido a que en el país son menos de diez investigadores los que se dedican a los poliquetos, el doctor Jesús Ángel de León González de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UANL, es llamado muchas veces a realizar grandes proyectos ecológicos y de identificación.

Actualmente se encuentra trabajando, junto con un amplio equipo, en un proyecto muy importante y a largo plazo, sobre restructuración de un arrecife coralino en la bahía de La Paz, Baja California Sur.

Después de que un buque cisterna encalló y destruyó el arrecife, se les solicitó a expertos en varias disciplinas que hicieran un estudio sobre los efectos de ese desastre y buscaran la manera de cómo restablecer esa zona.

“Se limpió el área dañada, se removieron los escombros y ahora colocamos módulos piramidales donde se planta el coral que sobrevivió. Llevamos un seguimiento de crecimiento, sanidad del agua, y otros organismos que crecen juntos a esos corales. Así tenemos cinco años y estamos viendo que el arrecife se está recuperando”.

“Parte de mi trabajo es ver ese crecimiento y reconocer los organismos que están asociados a los módulos, o sea cómo se van poblando. Además, como somos muy pocos, no más de diez, los que trabajamos con este grupo de anélidos poliquetos en México, constantemente nos piden apoyo para poder llevar trabajos así. En este caso, el objetivo es la recuperación completa del hábitat”.

Este proyecto de reconstrucción de hábitat, es, según palabras del investigador, “uno de los más bonitos porque queremos ser los curadores del ambiente, que hemos afectado de alguna manera”.

Cabe destacar, que algunas especies de gusanos marinos son indicadores de contaminación, de calidad del ambiente, de distintas fuentes. La especie ‘Capitella capitata’ aumenta en número cuando una gran cantidad de materia orgánica proveniente de desechos urbanos está en el agua.

Algunas otras especies de poliquetos son importantes por las altas concentraciones de ácidos grasos y prostagrandinas, que ayudan a acelerar el crecimiento y la maduración gonadal de camarones, reduciendo los costos de operación de los acuicultores.

Por otro lado, el Dr. Jesús Ángel de León González lleva a cabo un proyecto en conjunto de la Universidad Autónoma de Nuevo León con el Colegio de la Frontera Sur, financiado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT), se han reunido un grupo de ‘poliquetólgos’ a realizar un estudio en ambas costas de México: el Golfo de México y el Caribe, así como el Pacífico mexicano.

“Queremos ver cuáles son las especies anfi-americanas verdaderas, algunas de éstas idénticas morfológicamente, que se distribuyen en ambas costas. El problema con este grupo es que en ocasiones las diferencias morfológicas son tan pequeñas, que no podemos diferenciarlas, y necesitamos usar otras herramientas además de la morfológica”.

“Estamos ahora también incursionando en la parte molecular del grupo para ver si hay o no diferencias en su material genético, utilizamos la información del CO1. Este proyecto va empezando, y por su complejidad necesita muchas manos que apenas hemos comenzado a reclutar”.

Hace dos años el Dr. De León organizó el primer Simposium Nacional de Poliquetólogos, logrando reunir entre investigadores y alumnos, a 47 asistentes de todo el país. Con esto se ratifica que va creciendo el número de interesados en este grupo, pero aún no es suficiente.

“Ya no podemos hacer de todo, no podemos trabajar todas las familias o los temas, si somos más investigadores nos podremos dar el lujo de enfocarnos a una o pocas, así como un área específica. Estamos en este momento en ese proceso, me tocó ser parte del grupo pionero, pero poco a poco somos más”, finalizó.

Herramientas personales