Reconocieron al maestro Napoleón Nevárez Pequeño de la FCC, con la medalla Maestro Ignacio Manuel Altamirano

De WikiNoticias UANL

9 de junio de 2009

El maestro Napoleón Nevárez (centro) recibiendo de manos del Gobernador de Nuevo León, licenciado Natividad González Parás, la presea "Ignacio Manuel Altamirano".

El pasado 15 de mayo de 2009, el maestro y licenciado Napoleón Nevárez Pequeño, catedrático de la Facultad de Ciencias de la Comunicación (FCC) de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), recibió el premio “Maestro Ignacio Manuel Altamirano”.

En un evento organizado por el Gobierno del Estado de Nuevo León a través de la Secretaría de Educación y la Secretaría de Educación Pública del Gobierno Federal, y realizado en el Centro Internacional de Negocios de Monterrey (CINTERMEX), el maestro recibió la condecoración que se le otorga por 40 años de servicio y que constituye el máximo reconocimiento a quienes se distinguen por su arraigo y permanencia en el servicio docente.

El también cronista del municipio de Hualahuises, Nuevo León, manifestó sentirse halagado y dichoso de que lo hayan galardonado con esta presea a la docencia, ya que ha sido un premio al trabajo y dedicación ejercido en las aulas, por más de 40 años.

Una vida de enseñanza

El maestro Napoleón Nevárez ha sido testigo de la educación de muchas generaciones que han pasado por sus aulas. Toda una vida llena de profesionalismo ha dado como frutos el cariño y respeto de sus alumnos y colegas.

Su trayectoria forma parte de la enseñanza impartida en los niveles básicos y superior de la educación en nuestro Estado, lo que le ha valido ser reconocido en incontables ocasiones gracias a sus acciones realizadas en pro de la historia y cultura nuevoleonesa.

Desde hace más de 25 años labora en la FCC, por la que siente un profundo cariño igual que agradece a quienes le brindaron la oportunidad

“Mi vida dentro de la Universidad ha sido gratificante, gracias al apoyo de las autoridades de nuestra Facultad de aquella época, como el licenciado Ernesto Rocha Ruiz, primer director de la misma, y el coordinador Francisco Cerda”, señaló Nevárez Pequeño.

“Me correspondió ser parte de la organización de los primeros concursos de oratoria que se celebraron en este centro educativo, así como también el de los altares de muertos, que por cierto, en el primer concurso organizado en la Universidad, tuvimos el honor de ganarlo”, manifestó con emoción el maestro.

Formador de Valores

“El ser testigo de muchas generaciones para uno tiene un gran valor, se requiere que el maestro esté bien preparado y sea hombre de bien, para que el alumno sea muy bueno. El compromiso de todos los maestros con las nuevas generaciones es formar personas de bien, formar grandes mexicanos, profesionales en toda la extensión de la palabra, ¿y quién debe inculcar ese valor? El profesor. Formar valores es compromiso de todos”, puntualizó el maestro.

“Para mí el trabajar en nuestra Universidad Autónoma de Nuevo León me ha dado el privilegio de rescatar a los alumnos como cómplices de nuestras costumbres y tradiciones, principalmente de nuestro Estado. Para ser profesor se tiene que tener vocación, como el sacerdote, como el médico, son profesiones que requieren de entrega y dedicación. Profesiones en donde no se tiene hora, siempre hay que tener disposición para ello y la capacidad y experiencia para hacer cada cosa en su momento, o en su tiempo”.

Napoleón Nevárez sabe de la misión y visión en la vida de un maestro, por eso comparte sus pensamientos hacia la persona de aquel hombre que se dedica a la enseñanza, revelando que para dedicarse a la misma se tiene que tener calidad humana.

Por último, el cronista de Hualahuises declaró que sus triunfos y éxitos los dedicó a su familia, quien lo apoya incondicionalmente, pero sobre todo, considera que fue su esposa la principal autora intelectual de los mismos.

Herramientas personales