Recomendaciones ante una posible proliferación de Influenza

De WikiNoticias UANL

28 de abril de 2009

Recomienda el sector salud en Nuevo León utilizar cubre-bocas como una medida preventiva ante el contagio de influenza

“La influenza es una enfermedad que se presenta estacionalmente al principio de los meses fríos. El virus que la produce es especial, tiene dos antígenos de superficie, la hemaglutinina H y la neuraminidasa N, estas dos proteínas cambian constantemente, debido a que utilizan una estrategia para sobrevivir al sistema inmune”, comentó el Dr. Lucio Vera Cabrera, investigador de la Facultad de Medicina y Hospital Universitario de la UANL.

Ante la situación que se presenta actualmente en algunos estados de la República Mexicana, tales como, San Luis Potosí, Tamaulipas, Distrito Federal, Baja California y el Estado de México, donde se manejan decesos humanos a causa de virus de la influenza, los especialistas recomiendan en primera instancia, “no alarmarse”.

Fiebre mayor a 38 grados centígrados, dolor de cabeza y músculos, tos seca, debilidad, cansancio, ardor en los ojos y falta de apetito, son algunos de los síntomas de esta padecimiento que se presenta repentinamente y cuyo período de incubación oscila entre 8 y 36 horas.

El cuadro que presenta la influenza a diferencia de los cuadros de gripe o catarro varían en varios aspectos. El virus que los produce, las mutaciones que llevan a cabo y la intensidad de los síntomas son sólo algunas de las variables.

“Es difícil deshacerse de la mayoría de los virus del catarro común -que son de un solo tipo y se mantienen– porque existe más de cien serotipos circulando entre nosotros, y aunque en el caso de la influenza es generalmente uno, esas proteínas que existen en su superficie cambian ligeramente cada año”.

“Puede en un momento producirse una recombinación del virus, ya que existen de tres tipos de cepas: humanas, aviarias y porcinas, que afectan a su respectivo huésped y en un momento dado puede haber recombinación entre ellas y con ello, la aparición de un virus completamente nuevo que no hayamos reconocido, y para el cual no tengamos un suero que sea activo”.

“La última epidemia de influenza fue en 1918-1919 , y se presentó como una ‘pandemia’ –a nivel mundial– que causó aproximadamente 30 millones de muertos, precisamente por una mutación mayor que hubo en este virus”, expuso el Dr. Lucio Vera.

Sin embargo, el Dr. Vera también refirió que no se debe alamar a la población ante la situación que actualmente vive nuestro país, y recomienda tratar a los pacientes en cuanto presenten alguno de los indicadores de riego de contagio.

Aunque el cuadro de la influenza conlleva varios síntomas, fiebre mayor de 38 grados centígrados, el dolor de garganta y tos, son los más característicos.

Herramientas personales