Recibe a destacados escritores mexicanos y extranjeros

De WikiNoticias UANL

21 de junio de 2007

Abren la Cátedra Anagrama.

La reconocida casa editorial Anagrama, fundada y dirigida por el escritor Jorge Herralde Grau, inició una nueva tarea en México a través de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) donde se abriría la Cátedra Anagrama, que ya contemplaba la visita a Monterrey de escritores de mucho prestigio a nivel internacional.

Así lo dio a conocer el entonces Rector José Antonio González Treviño, en presencia del editor español quien estaba en nuestra ciudad para dictar la conferencia Por orden alfabético, además de presentar su libro del mismo nombre el día 21 de junio de 2007 a las 20:00 horas en el Centro Cultural Colegio Civil.

En su visita al octavo piso de la Torre de Rectoría, el multipremiado escritor destacó que la Editorial Anagrama se iniciaba en este tipo de relación con alguna universidad del mundo, “en realidad nos estamos iniciando y esta relación se da por la vocación latinoamericana y, específicamente, mexicana de Anagrama, casi desde su fundación”.

ANAGRAMA CON SEDE EN LA UANL

La Cátedra Anagrama traería a las instalaciones de la Universidad Autónoma de Nuevo León la presencia de escritores mexicanos y de otros países para participar en conferencias, coloquios, clínicas, talleres y seminarios en los que podrían involucrarse personas interesadas en la literatura.

Los mexicanos Sergio Pitol, Carlos Monsiváis, Mario Bellatin y Sergio González Rodríguez, entre muchos otros ya formaban parte de lo que Jorge Herralde llamaba “el primer acto” de lo que sería la Cátedra Anagrama, espacio de reflexión que ya tenía en su agenda al menos cinco eventos de gran trascendencia.

El pretexto de su visita era la presentación de su libro Por orden alfabético, sin embargo, las pretensiones de la UANL eran muy grandes y concluyó con la Cátedra Anagrama que arrancaría formalmente el 21 de junio de 2007 en el Colegio Civil Centro Cultural Universitario.

“Esta invitación me parecía una cosa inesperada y halagadora, la idea básica es que algunos de los mejores y más significativos autores de Anagrama mexicanos latinoamericanos, españoles y autores traducidos fueran pasando por la Universidad para difundir y conocer mejor sus obras en diversos formatos”, explicó Herralde Grau a la prensa.

El primer acto fue la presentación del libro y el anuncio de la Cátedra Anagrama; el segundo acto sería en enero próximo, cuando se haría oficial un coloquio con Carlos Monsiváis, en el que además participarían diversos escritores mexicanos.

Como tercer acto, llegaría a la UANL Mario Bellatin, autor de El gran vidrio, una obra publicada por Anagrama, considerada como muy interesante, peculiar y radical, de la que se haría una presentación en Monterrey.

Destacaría, como cuarto acto, un homenaje a Sergio Pitol, ganador del Premio Anagrama con Desfile del amor en 1984, a quien se le haría un reconocimiento público con motivo del libro “Trilogía de la memoria”, que publicaría Anagrama en el mes de octubre de 2007.

El quinto acto de esta Cátedra Anagrama era un homenaje a Riszard Kapuscinski, quien murió en 2006, pero quien estaba muy vinculado a América Latina y México; en este evento participarían destacados periodistas como Sergio González Rodríguez, Carlos Monsiávais y habrían de estar los más destacados escritores y académicos de Monterrey.

“Este anclaje en la UANL es muy gratificante, me parece que podemos hacer cosas bien interesantes”, dejó claro el maestro Jorge Herralde.

En su oportunidad, el entonces Rector José Antonio González Treviño aseguró con este tipo de alianzas la Universidad de reafirmarse como promotora de la cultura del estado, ya que el compromiso es tener vinculación permanente con la comunidad a través de las actividades culturales.

“Cabe destacar que gracias a esta alianza, la UANL podrá contar con la colección de Editorial Anagrama, formada por 2 mil 500 libros; esta serie deberá estar en la Librería Universitaria de Ciudad Universitaria, la Biblioteca Universitaria “Raúl Rangel Frías”, Capilla Alfonsina y la Facultad de Filosofía y Letras”, agregó González Treviño.


Herramientas personales