Recibe Guadalupe Evaristo Cedillo Garza Medalla al Mérito Cívico de Nuevo León

De WikiNoticias UANL

18 de mayo de 2006

Guadalupe Evaristo Cedillo Garza, fundador de las Escuelas de Graduados de la FIME-UANL.

Guadalupe Evaristo Cedillo Garza, maestro con 49 años de trayectoria como docente en la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), recibió la Medalla al Mérito Cívico Presea Estado de Nuevo León, en la categoría de Labor Universitaria.

Fundador de las Escuelas de Graduados de la FIME-UANL, el maestro Cedillo Garza recibió de manos del Gobernador José Natividad González Parás la Medalla en acto que se celebró el pasado sábado 13 de mayo de 2006 en el Teatro de la Ciudad.

En dicha ceremonia, González Parás expresó que este reconocimiento lo hace la sociedad y el gobierno anualmente a personajes muy destacados, mujeres, hombres, jóvenes y adultos mayores que han trascendido en distintos ámbitos de las vocaciones, como el deporte, periodismo, labor empresarial, labor social, el humanismo, poesía y arte.

RECONOCIMIENTO A LA UANL

La Medalla al Mérito Cívico Presea Estado de Nuevo León se otorga desde 1985; a la edición 2004 han sido galardonados 341 personas, de los cuales 259 son hombres y 82 mujeres, más los 15 destacados nuevoleoneses de esta edición 2005, dando un total de 356.

Y en esta edición fue recipiendario el maestro universitario Guadalupe Evaristo Cedillo Garza, quien comparte que ese día de la ceremonia, además de nervioso, se sentía aún más orgulloso de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

“Me sentí muy orgulloso de mi Universidad, me siento sólo el portador de la distinción, porque esa (la medalla) nos la ganamos todos los maestros y alumnos, que día a día tratamos de convertirla en la mejor institución del país”, dijo en entrevista.

Guadalupe Evaristo Cedillo Garza recuerda que comenzó a dar clase no tanto por vocación, sino por necesidad, “inicié en la Escuela Preparatoria Álvaro Obregón –de donde egresé-, y realmente me gustó; hubo el día que decidí dedicarme a la docencia y a 49 años de distancia, no me arrepiento”.

Herramientas personales