Reúne dos siglos de historia a través de la prensa

De WikiNoticias UANL

24 de abril de 2007

Este acervo presentado por las autoridades universitarias, se ha visto enriquecido, gracias a las aportaciones realizadas por la Fundación UANL.

Después de terminar su fugaz vigencia, los periódicos adquieren una segunda vida como documentos históricos que reflejan los cambios políticos, sociales, económicos y culturales de su tiempo.

La Universidad Autónoma de Nuevo León se ha preocupado por rescatar, preservar y poner a disposición de los investigadores y público en general valiosos reservorios hemerográficos.

Este acervo se ha visto enriquecido, gracias a las aportaciones realizadas por la Fundación UANL, con las importantes colecciones de periódicos mexicanos antiguos compilados y microfilmados por la Universidad de Texas en Austin.

Se trata de 629 rollos que registran mil 143 periódicos de distintas ciudades de México que documentan en 420 mil 457 páginas aspectos vitales de la historia del país que podrán ser consultados en la nueva Sala de Periódicos Antiguos de la Biblioteca Universitaria “Raúl Rangel Frías” que dirige Porfirio Tamez Solís.

La sala ubicada en la planta principal inicia actividades este 24 de abril con dos fondos, Independient Mexico in newspaper, the 19th century y Revolutionary Mexico in newspaper, 1900-1929.

El primero está integrado por la Colección Latinoamericana Nattie Lee Benson y las aportaciones de la Biblioteca del Congreso, Biblioteca DeGolyer, Biblioteca Pública de Boston, Ateneo de Boston, Sociedad Histórica de New York y de las Universidades de Tulane, Yale, Connecticut, Texas en Arlington, Metodista del Sur y Harvard.

Se encuentran periódicos de 58 ciudades de 26 estados de México compilados en 284 rollos que cuentan con 579 títulos correspondientes a 192 527 páginas.

Cubren el periodo de 1807 a 1900 en que puede leerse el curso de la Independencia, la instauración de la monarquía, la Reforma, la presidencia de Benito Juárez y parte del periodo de Porfirio Díaz.

El segundo de ellos está integrado con la colección Benson y las aportaciones de títulos únicos y complementarios de la Biblioteca del Congreso, la Biblioteca Pública de Boston y de las universidades de Tulane y Harvard.

Cuenta con periódicos de 60 ciudades de 28 estados de la República, compilados en 345 carretes, cuentan con 560 títulos en 227 930 páginas. Los periódicos documentan los dramáticos acontecimientos del Porfiriato, la sucesión de Francisco I. Madero, las sublevaciones regionales, los movimientos campesinos, el arribo del sindicalismo, la reforma política, la Constitución de 1917 y la relación con Estados Unidos.

La sala completamente remodelada cuenta con dos modernos lectores de microfilmes y escáner para obtener copias impresas o bien en disco, mesas de trabajo y catálogos.

Adán Benavides Cavazos, responsable de este proyecto por la Universidad de Texas, explicó que después de dos décadas de un programa destinado a rescatar periódicos de Estados Unidos, el Gobierno federal permitió la microfilmación de periódicos extranjeros, entre ellos material mexicano.

De esta forma la universidad tejana recibió ejemplares del siglo XIX y XX de las bibliotecas más importantes diseminadas por Estados Unidos, adquiridos ahora por la UANL.

“Es una riquísima colección, hay muchos periódicos que no existen en la Hemeroteca Nacional ni en la Hemeroteca del Archivo General de la Nación.”

En la mesa de diálogo ideada y moderada por el maestro Israel Cavazos Garza, el director del Archivo General de la Nación, Jorge Luis Dueñas, dijo que nos encontramos ante el “hecho de la consolidación de la memoria compartida”.

El amplio cúmulo de periódicos permite al investigador contar con diversas ideologías y tendencias para un examen cabal e integral de las opiniones de la sociedad en su totalidad.

“El investigador puede acercarse a un hecho histórico bajo diferentes perspectivas y diferentes ópticas en el mismo momento.”

En los periódicos –agregó– tenemos ante nuestra vista la visión que los Kapuzsinsky de su época dieron a los fenómenos sociales, políticos y militares.

Dinorah Zapata Vázquez, directora del Centro de Información de Historia Regional de la UANL, dijo que los periódicos se vuelven tan importantes como las fuentes documentales y bibliográficas. “Ahí está parte de nuestra historia, de lo que somos, de lo que sufrimos y de lo que soñamos.”

Michel Antochiw sugirió considerar el acervo como una semilla académica que deberá seguir acrecentando y bajo esa premisa Israel Cavazos sugirió enriquecer la sala con periódicos locales dispersos en distintos lugares.

Don Jaime Benavides Pompa, presidente de la Fundación UANL, hizo entrega formal del fondo de periódicos antiguos y junto al Rector José Antonio González Treviño realizó el corte del listón de la sala.

“Entregamos con mucho gusto esta colección que hemos adquirido de las bibliotecas de la Universidad de Texas en Austin, para que sea un orgullo más de la UANL.”

Dijo que es propósito de la fundación participar en el incremento de los acervos de las bibliotecas para que los jóvenes investigadores conozcan las grandes riquezas de nuestro pasado para poder comprender las grandes riquezas de nuestro presente.

“No hay un presente que se justifique si no viene de un pasado majestuoso”, concluyó Benavides Pompa.

Herramientas personales