Promueven interés por la ciencia y tecnología

De WikiNoticias UANL

1 de agosto de 2007

La Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica abrió sus laboratorios a estudiantes como Emmanuel Villarreal España y Enrique Peinado Medellín, para realizar una estancia de investigación este verano.

“El maestro Aurelio Leal Guerra nos motivó para que participáramos en el Verano de la Investigación Científica y Tecnológica porque está consciente de que los jóvenes necesitamos tener un enfoque más científico”, aseguró en entrevista Enrique Peinado Medellín, estudiante de la Preparatoria 7.

Este estudiante, quien en el semestre próximo ingresará a la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica para cursar la carrera de Mecatrónica, es uno de los más de 200 jóvenes que durante el verano estuvieron trabajando en los laboratorios de la UANL, acompañados de un investigador.

Así, desde el 4 hasta el 27 de julio de 2007 asistió diariamente a la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica para apoyar al doctor Enrique López Cuéllar, quien desde hace cuatro ediciones se involucra en este programa que promueve la Dirección General de Investigación de la Máxima Casa de Estudios.

GOZAN VERANO CIENTÍFICO

Emmanuel Villarreal España, estudiante de la Facultad de Ciencias Químicas y Enrique Peinado Medellín, quien ingresará a la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, coincidieron luego de estos días de trabajar en los laboratorios en que esta experiencia les ha despertado aún más el interés por la ciencia.

Emmanuel reconoció que siempre le ha llamado la atención la investigación porque además es una actividad que no mucha gente se aventura realizar, pueden aprender muchas cosas para aplicar en la vida diaria.

“La labor del investigador puede ser ardua, pero también es muy gratificante, porque con los avances que se tienen en los laboratorios se pueden hacer muchas cosas”, admitió el estudiante.

Para Emmanuel esta no fue su primera vez en el Provericyt, ya que el año pasado estuvo vinculado en este mismo proyecto pero en la Facultad de Ciencias Químicas.

“El verano del año 2006 me sirvió mucho para las materias que llevé en el siguiente semestre, porque aprendí muchas técnicas de análisis, síntesis y titulaciones; ahora pasé a tercer semestre y en este verano repasé los conocimientos en espectrofotometría analizando muestras obtenidas pos spottering de un compuesto depositado en sustrato de vidrio y le hacíamos pruebas ópticas para ver cómo cambian las propiedades de las partículas respecto al tamaño”, explicó.

Por su parte, para Enrique Peinado Medellín sí es la primera vez que participa a iniciativa de un maestro de la Preparatoria 7 quien les propuso hacer un verano científico, “nos pidió que nos adentráramos más a la investigación científica, pero además desde pequeño me ha interesado la ciencia”.

Y su participación en concursos de ciencia lo confirma, ya que Enrique fue parte de la preselección estatal de Biología, disciplina que es su pasión, así como la Física.

“Esta experiencia fue muy interesante porque tuve la oportunidad de conocer equipo, técnicas y procedimientos que nunca había visto. Fue muy gratificante, aprendí el manejo de un microscopio de transmisión de electrones y un microscopio de fuerza atómica; evidentemente me gustaría hacer trabajo en investigación”, concluyó.

El doctor Enrique López Cuéllar, maestro adscrito al Provericyt, destaca que con este programa los jóvenes obtienen muchos beneficios, entre ellos que aprenden técnicas de caracterización o de síntesis y maneras de trabajar distintas a las que podrían aprender en otra parte.

Su única sugerencia: que se debe promover las líneas de investigación que tiene cada investigador para que los estudiantes tengan una idea de lo que se está trabajando y no escojan a un investigador por recomendación o por el área en que se desenvuelven.

Herramientas personales