Prometen ópera de calidad y divertida

De WikiNoticias UANL

16 de junio de 2006

En su esfuerzo por institucionalizar anualmente el trabajo operístico, la Facultad de Música presenta por segundo año una producción completa, la Scala Di Seta, ópera cómica de un acto de Rossini.

Con el objetivo de sensibilizar a la población y revivir el arte operístico, la Facultad de Música de la UANL presentaría en el Teatro Universitario, la Scala Di Seta (La escalera de Seda) ópera en un acto de Gioachino Rossini, los días 2 y 3 de julio de 2006.

Este espectáculo se ofrecerá de manera gratuita, bajo el auspicio del programa de exbecarios PROMEP (Programa de Mejoramiento del Profesorado) de la UANL. El doctor Felipe Estrada Ramírez, coordinador general, fue quien desarrolló y elaboró el proyecto.

Según refiere Estrada con esta presentación se busca la asistencia del público, pues muchas personas no conocen el trabajo que se hace en una ópera.

Para lograrlo han escogido esta obra, ya que por su brevedad, hora y media de duración, y comicidad, es disfrutable y entendible, “la gente se queda con ganas de ver más”, aseguró.

De igual manera, se pretende institucionalizar este trabajo operístico para que la Facultad de Música presente al menos una ópera anual, de modo que “la gente se acerque y tengamos ya un público cautivo para este acto”.

Hace un año se presentó ante el PROMEP la propuesta para el montaje de La Cambiale di Matrimonio, obra del mismo autor. Cuando se envió el informe del trabajo expuesto, según comenta el coordinador, se solicitó la autorización para preparar esta segunda ópera.

El maestro David Zambrano, quien participa como coordinador ejecutivo, comentó que gracias al éxito obtenido con el proyecto anterior es que se logró el apoyo para esta obra.

“Fueron dos funciones el año pasado en el mes de marzo, al final de ambas la gente no paraba de aplaudir y después vinieron los comentarios, la verdad fue muy favorable, quedamos muy satisfechos y con ganas de presentar esto”, agregó.

Estrada enfatizó que con este proyecto la Facultad de Música presenta el trabajo logrado por sus alumnos, demostrando así sus habilidades y destrezas, al mismo tiempo que ponen en práctica los conocimientos obtenidos en el ámbito musical y operístico.

“La facultad tiene nivel para hacer este tipo de espectáculos, son óperas difíciles de cantar, no cualquiera puede interpretar a Rossini, aún y con su complejidad, se logró un espectáculo de mucha calidad”.

Esta producción realizada en su totalidad por universitarios, cuenta con la participación de la Orquesta Sinfónica de la UANL, dirigida por el maestro Félix Carrasco. Para que la trama de la ópera sea más comprensible, debido a que se interpreta en italiano, se presentarán subtítulos en español.

“De esta forma mientras está cantando, con el texto el público estará entendiendo lo que está pasando, lo que antes era un tanto difícil, será como ir al cine, el encanto es que todo estará sucediendo en vivo con la orquesta de acompañante”, comentó David Zambrano.

Dentro del equipo creativo se encuentra Raúl Gutiérrez, director concertador; Felipe Estrada, coordinador general; David Josué Zambrano, coordinador ejecutivo; Paco de Luna, director de escena; Rafael Blázquez, escenografía; César Guerra Castro, iluminación; Óscar Arévalo, supertitulaje; Lucía Gutiérrez, preparador musical; Rebeca González, asistente de dirección; Miguel Ángel Elizondo, maquillaje y peluquería; Martza Garzía, diseño de vestuario; Mayela Villarreal, utilería y Cristina Samaniego, diseño gráfico.

Referente al apoyo de la Universidad, el maestro Estrada aclaró que éste lo han recibido en tiempo y forma.

Aunque el proyecto fue aprobado en noviembre de 2005, los ensayos comenzaron hace cinco semanas. Durante este mes, además de continuar ensayando, se realizará el ensamble de los cantantes con la orquesta y el director, así como las pruebas de iluminación, vestuario y escenografía.

Felipe Estrada explicó que el trabajo de montar una ópera es complicado, ya que no sólo se canta, sino que es necesario tomar en cuenta la interpretación corporal, la escenografía, el maquillaje y la iluminación.

“Implica mucho trabajo previo y luego ensayar todo; pero pasa la función y se acabó. Es un trabajo de meses que se presenta en dos noches, pero al final uno queda satisfecho con el resultado”.

Para ellos lo ideal sería ampliar las fechas de presentación de la obra y llevarla a diversos foros, pero no cuentan con los recursos suficientes porque este tipo de espectáculos implica costos elevados.

“Estamos tratando de hacer rendir el dinero que se le otorgó al doctor Felipe Estrada, en el sentido de ofrecer dos funciones en lugar de una”, agregó Zambrano.

ENREDOS CONYUGALES

La ópera fue compuesta por Rossini, con un libreto escrito por Giuseppe María Foppa. Se estrenó en Venecia, en 1812 y a pesar de que la premier fuera un éxito, no fue bien recibida por la crítica. Sin embargo, esta pieza, reconocida por los amantes de la ópera, es considerada una obra maestra.

La Scala Di Seta es una historia cómica de un solo acto donde se cuentan los enredos de un matrimonio celebrado a escondidas entre Giula y Dorvil. Éste cada noche se reúne con su esposa subiendo a sus habitaciones por una escalera de seda. Dormont, tutor de la protagonista, quien desconoce el enlace, desea que ella contraiga nupcias con Blansac, de quien está enamorada Lucila, prima de la joven.

Compuesto en su totalidad por jóvenes universitarios, alumnos y exalumnos de la Facultad de Música, el reparto está integrado por Cristina Velasco (Giula), José Rubio (Germano), Rocio Tamez (Lucilla), Manuel Acosta (Dorvil), Gabriel Salgado (Dormont) y Rafael Blásquez (Blansac).

REPARTO

Cristina Velasco. La soprano cuenta con Licenciatura en Canto bajo la tutoría de la maestra Graciela Suárez. Participó en conciertos para Radio Nuevo León y la Casa de la Cultura, así como en eventos oficiales de la UANL. Ha tomado cursos de posgrado con Farol Beneth en Boston, Estados Unidos, y Shirley Verret en Siena, Italia. Actualmente pertenece al claustro de maestros del INBA en la Escuela Superior de Música y Danza de Monterrey.

José Rubio. El barítono comenzó sus estudios en la Escuela Superior de Música “Colegio San Juan del siglo XXI”, bajo la dirección de la maestra Emma Vázquez. Realizó estudios de Técnico Medio en Música y Canto en la UANL bajo la dirección de los maestros Ricardo Martínez y Graciela Suárez. Ha participado en la Temporada 2005 de la Ópera de Nuevo León y en conciertos bajo la dirección de Félix Carrasco.

Rocío Tamez. Realizó sus estudios como violinista en la Facultad de Música de la UANL. Se graduó con honores de la Licenciatura en Violín por la Universidad del Sur de Mississippi, donde cursa estudios de Doctorado en Canto y Pedagogía Vocal. Debutó como mezzosoprano con la Orquesta Sinfónica del Sur de Mississippi. Ha ganado varios concursos de canto.

Manuel Acosta. Inició sus estudios en la Escuela Superior de Música y Danza de Monterrey con los maestros Óscar Garza y Martha Félix, continuando en Nueva York bajo la dirección de Franco Iglesias. Este tenor lírico debuta en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México. Se perfeccionó con la maestra Lisa Hagenau en Frankfurt, Alemania. Ha participado en óperas italianas, francesas y alemanas.

Gabriel Salgado. Inició profesionalmente en el canto clásico a los nueve años. Estudió con Susan Young, Charles Riecker, Cruz Romo de la Universidad de Austin, Texas, Alicia González y actualmente con la maestra Graciela Suárez en la UANL. En la Compañía de Ópera Metropolitana participó en varios estelares. Estuvo de gira por Italia participando en diversos festivales internacionales.

Rafael Blázquez. Inicia su formación profesional en la Facultad de Música de la UANL. Desde 1993 realizó una importante labor de promoción cultural. Ha mejorado recursos en la producción de este género mediante elementos virtuales, escenográficos y diseños, para enriquecer el escenario y optimizar recursos teatrales, utilizando video, fotografía y diseño gráfico.

Herramientas personales