Primer doctorando en arquitectura y asuntos urbanos en la Facultad de Arquitectura

De WikiNoticias UANL

17 de enero de 2007

Eduardo Sousa González se convirtió en el primer doctorado en Filosofía con orientación en arquitectura y asuntos urbanos con una tesis donde propone que los programas de desarrollo urbano de los municipios se generen a partir de la consulta pública.

Tras un periodo de casi cuatro años de investigación y estudio, Eduardo Sousa González obtuvo el título de Doctorado en Filosofía con orientación en arquitectura y asuntos urbanos, siendo el primer egresado de esta especialidad aprobada en agosto de 2003 en la Facultad de Arquitectura.

Gracias a la experiencia obtenida al contar con una Maestría en Planificación, manejando el área urbana, Sousa González realizó un análisis de desarrollo periférico bajo el título de El área metropolitana de Monterrey: Propuesta de lineamientos metodológicos para la planeación en zonas periféricas.

Explicó que las secretarías de desarrollo urbano municipales no manejan adecuadamente los recursos económicos que se les asignan, pues considera que tienen serios problemas de administración eficiente.

“Regularmente cuando se elabora un plan, la consulta que se hace es una simulación porque no se toma en cuenta a la sociedad y la sociedad es la que vive los problemas urbanos”.

Basándose en esto, propone un nuevo concepto llamado gestión de productividad estratégica el cual se relaciona con cuatro nociones: eficiencia, eficacia, efectividad y la consulta pública.

En su modelo estos cuatro conceptos interactúen y los programas de desarrollo urbano se generen a partir de la consulta pública, planteando la necesidad de que un organismo vea el área metropolitana en conjunto.

“Aquí eso no se hace en ninguna parte, cada municipio lo maneja individualmente, pero creo que para un área como ésta el manejo individual es inadecuado.

“Llego a conclusiones que considero muy importantes para la ciudad en términos de hacia dónde debe guiarse el crecimiento urbano. Es una tesis que tiene suficiente profundidad”.

Acerca del desarrollo de sus estudios, comentó que sus maestros de inmediato se orientaron al tema, teniendo como tutor al doctor Rubén García Ortega.

“Tuve buenos tutores, principalmente el director de mi tesis que me ayudó muchísimo en el desarrollo de este trabajo y a terminar la investigación”, expresó el ahora doctor.

Sin embargo, hubo un problema al que se enfrentó, la falta de apoyo de CONACYT (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología), pues no se han destinado becas para el doctorado por ser de reciente creación.

“Yo quedé conforme con la tesis a pesar del grado de dificultad que tiene hacer este tipo de estudios, son muy complicados, muy difíciles, implica dedicarle mucho tiempo. La cuestión de la compra de libros y material es un problema básico y muy serio.

“Esperemos que este doctorado pronto tenga estos apoyos, con el primer egresado, aunque no fue mi intención ser el primero, pero qué bueno, creo que podemos acceder a otro nivel y a lo mejor podemos tener más apoyo de CONACYT”.

Ahora, los planes que tiene son resarcir el tiempo que le quitó a su familia traducir su tesis en alguna publicación y trabajar en la Facultad de Arquitectura.

“El nivel académico que se implementó en la facultad desde hace tres años es de muy buena calidad y eso me llevó a considerar estudiar”.

Herramientas personales