Preservación de plantas nativas: tarea de todos

De WikiNoticias UANL

17 de agosto de 2009

Lo mejor que podemos hacer para preservar nuestro ecosistema es plantar árboles nativos de la región.

Uno de los principales errores naturales de la sociedad nuevoleonesa, como se publicó en tiempos recientes, es el poco conocimiento que existe al cultivar plantas no nativas de la región.

Es por este motivo que la vegetación originaria de nuestro Estado sufre cambios irreversibles al verse invadida o desplazada por la importación de otras especies hacia Nuevo León.

La Facultad de Ciencias Biológicas (FCB) de la UANL fomenta programas de conciencia en la ciudadanía para la preservación de la flora natural de los regiomontanos.

“Tenemos seis años impulsando este tipo de iniciativas en México y se han publicado libros sobre la Flora Nativa Ornamental de la región, en la que un servidor participa en la autoría”, señaló el doctor Glafiro Alanís, catedrático de la FCB.

Las estadísticas en las que ha trabajado el doctor Alanís son inimaginables: el 69% de las plantas ornamentales son introducidas en nuestro Estado, un número muy elevado en el que se invade el espacio vegetativo del noreste.

Además, el doctor explicó que plantas como encinos, anacahuitas y mezquites, entre otras, son las que prevalecen en nuestro ecosistema porque son de nuestros lugares, a diferencia de las que no lo son, ya que en condiciones de frío extremo son muy vulnerables.

No obstante, el cambio climático ha favorecido a que en los últimos años no se presenten intensas heladas en época de invierno, en consecuencia las especies foráneas se siguen poblando las áreas verdes de la ciudad, sin verse afectadas.

“Necesitamos más árboles nativos, para que la ciudad reverdezca”, declaró el biólogo.

Y es que los estándares calificativos a nivel mundial para que una ciudad tenga un buen nivel de vida verde son de 10 metros cuadrados por habitante.

“En el trabajo de investigación que realizamos en 2004, nuestra ciudad tenía 3.9 metros cuadrados de área verde por habitante, y eso es muy grave porque hemos bajado mucho, lamentablemente se debe al desarrollo acelerado de la mancha urbana”, indicó Alanís.

Sin embargo, el docente manifiesta que ya existe una mejor conciencia en comparación a años recientes, ya que se ha progresado en coordinación con organizaciones dedicadas a la sustentabilidad del medio, y confía en que esta tendencia contrarreste los embates de las pérdidas de áreas verdes en la Zona Metropolitana de Monterrey.

Herramientas personales