Presentación de nuevo número de la revista Tramoya

De WikiNoticias UANL

7 de diciembre de 2006

Emilio Carballido estuvo en el Teatro Espacio de la Facultad de Artes Escénicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Los más recientes números de la revista de teatro Tramoya, que este año de 2006 cumple 31 de vida, fueron presentados por su director Emilio Carballido, en el Teatro Espacio de la Facultad de Artes Escénicas de la UANL.

Publicación única en su género en América Latina, la cual ha atravesado lo mismo períodos de bonanza que de crisis, a tal grado que durante un tiempo prácticamente se interrumpió, siendo necesario concluir una primera época e iniciar una segunda, actualmente suman 89 números oficialmente, aunque en realidad son más del centenar, Tramoya, con sede en la Universidad Veracruzana, ha publicado en sus páginas las más diversas y ricas propuestas teatrales de talentos de América Latina y Europa, consolidándose hoy como una fuente de información y documentación sin precedentes en lengua hispana.

Junto al dramaturgo y catedrático Reynol Pérez Vázquez, Carballido expresó que Tramoya es una revista que le ha brindado muchas alegrías, en la cual se ha divulgado lo más destacado del teatro europeo y latinoamericano, procurando, salvo excepciones, evitar teatro francés y estadounidense, ya que dijo, gozan de mucha más difusión. Entre los logros de esta revista se cuentan la publicación de la obra completa de valores de la dramaturgia como Oscar Villegas y Tomás Espinosa.

“Tramoya no se cansa de publicar a viejos y nuevos autores, de que se conozca la vastedad del universo teatral, que siempre crece y en el cual pareciera que nunca dejaremos de estar”, expresó.

Reynol Pérez mencionó que hablar de Tramoya es igual a hablar de una pasión en un país donde el teatro es el “patito feo” de las artes. Resaltó el hecho de Carballido, a diferencia de otros, jamás olvida a su patria chica y es un hombre que ha convertido a su cuna, Veracruz, en la meca del teatro nacional, y que su pasión y constante trabajo junto a la Universidad Veracruzana son reflejados en esta revista, de la cual dijo “está más sana que nunca”.

Pérez habló sobre los últimos cuatro números de Tramoya, de periodicidad trimestral y a la cual la Facultad de Artes Escénicas está suscrita, en cuya biblioteca todos los interesados pueden consultarla. El número 86 contiene tres trabajos históricos: la obra Renata y el estanque, de Rodolfo Usigli; también un fragmento de las memorias de la segunda esposa de Usigli, icono de la dramaturgia mexicana, material que brinda una visión muy humana de éste, y finalmente, un trabajo sobre Thornton Wilder y 16 de sus obras, especie de parábolas escénicas, un acercamiento al autor de clase mundial.

El número 87, prosiguió Pérez, es una recopilación del teatro argentino, en donde destaca el trabajo de la dramaturga argentina Patricia Suárez (1969), calificada como la “Lope de Vega” latinoamericana por entre otras cosas haber escrito alrededor de 40 obras en un lapso de cinco años. Del número 88 se hizo énfasis en la calidad de los trabajos plásticos publicados y los textos de Luis Mario Moncada, creador entre otras, de La vida no vale nada y Hans Quehans, las opiniones de un payaso (2000). Finalmente, el número 89 compila una selección de autores cubanos.

Tras la relatoría, Pérez hizo un reconocimiento tanto a las aportaciones de dramaturgos como de traductores, cuyos invaluables trabajos, como por ejemplo el de especialistas como Selma Ancira (quien ha traducido al español a autores como Tolstoi, Dostoievsky, Chejov, Tsvietaieva y Bulgakov), también son divulgados en la revista, y resaltó la importancia de que Tramoya sea adquirida pero sobre todo leída por los nuevos actores y directores teatrales, a fin de enriquecer sus visiones y acervo cultural, y a no ser mezquinos para desembolsar los 300 pesos que cuesta la suscripción anual a la publicación, cifra que dijo, muchas veces se invierte en esparcimiento.

Herramientas personales