Por ley debe asignarse presupuesto básico a las universidades públicas

De WikiNoticias UANL

14 de septiembre de 2009

“El futuro de México depende mucho de las universidades, de la formación de nuevos profesionales de calidad y con compromiso social; de la investigación y el desarrollo tecnológico”, advirtió el doctor José Narro Robles, Rector de la UNAM.

A pesar de que las universidades son espacios construidos por la sociedad para el cultivo del saber, el ejercicio de la vida intelectual y el conocimiento, en las instituciones de carácter público, se tiene que emplear año tras año una gran cantidad de tiempo y energía para negociar un presupuesto apenas suficiente para cumplir con las tareas a las que están obligadas.

El doctor José Narro Robles, Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), fue enfático este 14 de septiembre de 2009 al declarar que la educación superior requiere recursos, considerando que en México casi la mitad de la población vive en condiciones de pobreza y la educación pública es la vía para que los jóvenes tengan acceso al conocimiento.

“Es necesario llegar al punto en el que por ley se asigne a las universidades públicas un presupuesto básico, suficiente para asegurar el funcionamiento adecuado y definido para un periodo de varios años y por tanto, no sujeto a aspecto coyunturales que generan incertidumbre”, destacó Narro Robles en el auditorio de la Biblioteca Universitaria “Raúl Rangel Frías”.

URGE PLANEAR EL FUTURO

Invitado por la UANL para impartir la conferencia “La Educación Superior para el Desarrollo de México”, el Rector de la UNAM compartió estadísticas que dejan ver las necesidades que en materia de educación padece este país, que apenas invierte el 0.4% del Producto Interno Bruto (PIB).

El investigador dijo que aunque en las universidades públicas es donde se cultivan todas las disciplinas científicas y humanísticas, son las que más se ven afectadas por las leyes del mercado, donde se equipara el valor de las personas con el éxito alcanzado a través de sus bienes y posesiones.

“La lógica del mercado ha llevado a alimentar el crecimiento de las universidades públicas, mientras proliferan instituciones con afanes de lucro y sin la calidad necesaria”, lamentó.

Y en lo que se refiere al tema presupuestal, Narro Robles dijo que al no tener certeza en torno a los recursos económicos disponibles, la autonomía que tutela el artículo tercero de la Constitución está evidentemente incompleta.

“Parecería que nuestro país se ha perdido el interés por el futuro, lo inmediato y lo urgente se impone con frecuencia y no parece existir un proyecto claro de Nación; ante una situación de crisis como la que actualmente enfrentamos - que no es sólo económica, sino de valores-, con facilidad se pierden de vista los grandes problemas y proyectos que debemos emprender”, aseguró el académico.

Agregó que ante esta realidad, las universidades deben destinar tiempo y recursos a planear el futuro, lo mismo el de ellas, que el del país.

“El futuro de México depende mucho de las universidades, de la formación de nuevos profesionales de calidad y con compromiso social; de la investigación y el desarrollo tecnológico; en las universidades públicas tenemos el deber de convocar a la sociedad, a los intelectuales del país y líderes de los diferentes sectores para que formemos parte activa del futuro del desarrollo de México”, exhortó desde el auditorio de la Biblioteca Universitaria “Raúl Rangel Frías”.

Y casi al final de su ponencia, repitió lo que declaró en semanas pasadas ante la prensa nacional, “la definición de un futuro deseado debe tener un claro anclaje en nuestra realidad social y no en modelos teóricos inaplicables; un elemento que debe incluir la nueva formulación -además de dar prioridad a la educación, cultura, ciencia y tecnología-, es garantizar que los esquemas de seguridad social tengan cobertura universal”.

Insistió en que se debe discutir de nuevo cuáles deben ser las prioridades como nación, “porque la verdad, es que no hemos mostrado la capacidad para acordar las que nos permitan determinar un cambio efectivo en el largo plazo”, concluyó el Rector de la UNAM.

Herramientas personales