Poco a poco la sociedad teotihuacana se devela

De WikiNoticias UANL

3 de junio de 2008

“Grandes ciudades del centro de México: Teotihuacan”, fue la charla impartida por la doctora Linda Manzanilla como parte de la Cátedra El Colegio Nacional integrada a los festejos del Festival Alfonsino 2008.

Por Jessica Balderas Salazar

“Grandes ciudades del centro de México: Teotihuacan”, fue la charla impartida por la doctora Linda Manzanilla como parte de la Cátedra El Colegio Nacional integrada a los festejos del Festival Alfonsino 2008.

La doctora Manzanilla, entonces miembro de "El Colegio Nacional", ofreció el 22 de mayo, en la Sala Zertuche del Colegio Civil Centro Cultural Universitario, una conferencia sobre una de las grandes ciudades del centro de México: Teotihuacan.

“Era una ciudad a la que sus habitantes ubicaban como el centro del cosmos mesoamericano concebido con tres planos superpuestos: el inframundo, el plano terrestre y el cielo”.

La especialista, primera mujer mexicana que ingresó en la Academia de Ciencias de Estados Unidos, expuso cómo Teotihuacan, que forma parte de la Cuenca de México, gozó de grandes ventajas en relación con otras ciudades de Mesoamérica.

Muchas de ellas provienen del hecho de ser diseñada de acuerdo con la naturaleza que la rodeaba, lo cual demostró en la manera como algunas de las pirámides coinciden plenamente con la orografía del lugar, y parecieran ser una continuación de ésta.

Comparando con otras ciudades del México prehispánico Teotihuacan fue la ciudad más ambiciosa y mejor realizada de cuantas fueron posibles.

En ella se establecieron pobladores de diversos grupos étnicos, principalmente dedicados a la artesanía, “Teotihuacan es como la cabeza de un pulpo gigante por considerarse el centro de conjunción de grupos de diversas regiones”.

Desde la época precolombina, la ciudad de Teotihuacan fue objeto del interés de los pueblos que sucedieron a los teotihuacanos en Mesoamérica. En el Templo Mayor de México-Tenochtitlan se han descubierto numerosas reliquias de origen teotihuacano, por lo que se ha llegado a la conclusión que entre los primeros exploradores del yacimiento arqueológico se encontraban los propios mexicas.

Por otro lado, también abordó el tema de la vestimenta de los teotihuacanos según el barrio, asentado a manera de vecindades donde tenían su propio patio ritual y veneraban su propio Dios familiar. Al lugar que pertenecían era la manera en que se identificaban sus prendas, pues además no se parecía a la de ningunos otros.

Durante su exposición hizo referencia a algunos trabajos de colegas que, al igual que ella y su equipo, han trabajado para profundizar en territorios y cultura teotihuacana.

Cabe destacar, que según lo expuesto por la científica mexiquense en ese entonces, los últimos proyectos que realizó han sido posibles gracias al financiamiento del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y la Universidad Autónoma de México y al permiso del Instituto Nacional de Antropología e Historia; con lo que poco a poco se ha podido ir descubriendo como sociedades como ésta se construyeron y han ido cambiando con el tiempo.

Esta mexicana por nacimiento, ha sido una impetuosa investigadora de la cultura prehispánica, lo cual queda demostrado a través de sus múltiples trabajos.

Como el resto de los participantes del Festival Alfonsino 2008 y debido a que ese año se conmemoró el 75 aniversario de la UANL, esta científica recibió al final de su charla, a manera de reconocimiento la medalla conmemorativa a ese especial festejo.

Herramientas personales