Pensamiento y compromiso intelectual de Mattelart

De WikiNoticias UANL

17 de septiembre de 2007

El Director de Periodismo de la Universidad de Málaga, Bernardo Díaz Nosty, habló sobre la obra de Armand Mattelart, “Pensamiento y compromiso intelectual”, a los alumnos y cuerpo docente de la Facultad de Ciencias de la Comunicación.

El Director de Periodismo de la Universidad de Málaga, Bernardo Díaz Nosty, habló sobre la obra de Armand Mattelart, “Pensamiento y compromiso intelectual”, a los alumnos y cuerpo docente de la Facultad de Ciencias de la Comunicación.

La presentación del doctor en Ciencias Políticas, uno de los catedráticos más importantes de España, fue una biografía que se valió de elementos visuales para que los asistentes se guiaran durante la exposición de la vida y obra del sociólogo belga, Armand Mattelart, quien recibió el 13 de septiembre de 2007 el nombramiento de Doctor Honoris Causa por el Consejo Universitario de la UANL.

Comenzó con un bosquejo histórico para retratar los años en los que Armand se desenvolvió desde pequeño; “él nace en 1936, cuando va en ascenso el fascismo, y la película Tiempos Modernos de Charles Chaplin muestra la realidad del capitalismo y el proletariado; fenómeno aunado a la muerte de Federico García Lorca, en España”.

Admite que “Mattelart vivió en su niñez la ocupación de los nazis en Bélgica, el desembarco en Normandía, así como más tarde contempló la entrada de las tropas norteamericanas para liberar a la población”.

“Mattelart entró como interno en 1946 a un colegio católico, del que salió a la edad de 18 años, momento en el que tomó la orientación de ser misionero y hablar sobre las desigualdades sociales, lo que lo hizo estudiar la carrera de derecho y ciencias políticas en la Universidad Católica de Lovaina, donde se interesa por los estudios demográficos y la definición del tercer mundo, el derecho internacional, inquietud de la que se deriva su tesis doctoral, que culminó en 1962”, acotó el catedrático español.

“Armand, ese mismo año viajó a Chile en barco, llegó a Valparaíso y conoció a Michelle, con quien se casó al año siguiente; ellos comienzan sus investigaciones sobre la realidad social a través de la aplicación de los estudios demográficos tanto en la mercadotecnia como en la aplicación de políticas de control de la natalidad”, por este último tema, tienen un acercamiento con los estudios de comunicación y las teorías difusionistas de la modernidad en Estados Unidos.

“Otra parte que les llama la atención son los movimientos estudiantiles en Chile a la par que en otras partes del mundo a fines de los años 60; consideraron que en el año de 1967 hubo una ruptura, pues los jóvenes pedían una transformación social que fue descalificada por la prensa liberal chilena en la publicación Mercurio”.

En 1972, “Para leer al Pato Donald” se convirtió en “una de las lecturas más importantes de la época, ya que se manejó como un panfleto político que tuvo validez y logró formar conciencia sobre la gente, toda la obra de Mattelart es de corte militante y comprometida con las causas sociales”, aseguró el politólogo. El golpe de Estado en Chile lo obliga a regresar a Francia, donde “le costó 10 años merecer un lugar académico, él siguió escribiendo, pues aún lo consideran un rojo”.

Díaz Nosty, narró el encuentro de Mattelart con Dallas Smythe, “se convirtió en una estrecha relación epistolar sobre economía política”.

“Otro suceso determinante en sus investigaciones es el término de la guerra de Vietnam”, momento en el que “la democracia naciente dejó mucho que desear al convertirse en mercantilismo y capitalismo”, aseguró.

El también Director de la Cátedra UNESCO Libertad de Expresión de la UMA, reconoció que “las exigencias de la academia francesa le han permitido a Mattelart estudiar a fondo muchas teorías, lo que ha construido en este teórico de la comunicación, una visión estructuralista-crítica”.

“La aparición de nuevas problemáticas en la realidad social, dejan de ser sólo de índole clasista, pues ahora la publicidad se ha convertido en un instrumento de apropiación de la comunicación global”.

El ponente habló de un estudio que realizó sobre los medios de comunicación en América Latina, que arrojó un “déficit y estancamiento audiovisual de la televisión comercial, que ha provocado que el número de lectores sea mínimo, tenor en el que el uso de Internet también ha afectado el nivel de sedimentación del conocimiento propio”.

Aseveró que “México es uno de los países con menos producción de contenidos, por lo que al igual que otros países de Latinoamérica, es dependiente, no hay formación interna a nivel nacional”.

Mencionó que el nuevo libro de Mattelart, que saldría en librerías, toca el tema de la vigilancia, parte de la concepción de que la seguridad está sujeta a una red cerrada del proceso tecnológico, donde aún existen los mitos.

Díaz Nosty comentó que conoció a Mattelart por sus obras, “cuando en España se vivía la dictadura fascista, entonces las ideas del pensamiento crítico de este investigador de la comunicación, entre otros autores tuvieron una gran influencia en la forma de ver las problemáticas existentes entre los jóvenes que vivimos esa época”. Lo saludó en persona por vez primera hace 24 años, en la Universidad Autónoma de Yucatán.

El autor de cerca de 30 libros publicados, se congratuló al saber que la Universidad Autónoma de Nuevo León le otorgó a Armand Mattelart el nombramiento de Doctor Honoris Causa, “ya decía Javier Esteinou: la Academia Mexicana le debe mucho a Mattelart”.

La ponencia se llevó a cabo el 12 de septiembre de 2007 en el auditorio de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, evento en el que estuvo presente el propio Armand Mattelart y su esposa Michele.

Herramientas personales