Pedro Pablo Zegers dio la conferencia "Gabriela Mistral: encuentro profundo con México"

De WikiNoticias UANL

17 de diciembre de 2007

Pedro Pablo Zegers, conservador del Archivo Histórico de la Biblioteca Nacional de Chile y estudioso de la obra mistraliana.

Hubiera sido imperdonable no aceptar esta invitación al país que tanto significó para Gabriela Mistral -dijo Pedro Pablo Zegers, conservador del Archivo Histórico de la Biblioteca Nacional de Chile y estudioso de la obra mistraliana.

“Gabriela no hubiera sido quien fue sin el apoyo de México y los mexicanos”, expresó durante la conferencia con motivo de la segunda Reunión Académica de la “Cátedra Binacional Gabriela Mistral”, auspiciada por la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Universidad de Concepción, Chile.

Zegers refirió la sentencia de Octavio Paz cuando escribió: "La presencia de Gabriela Mistral en la patria de sor Juana Inés de la Cruz fue, más que una coincidencia, una verdadera rima histórica y literaria: son las dos grandes poetisas de nuestras tierras."

México hizo mucho bien al alma de Gabriela, asegura Zegers, porque le mostró el respeto por su obra.

A sus 32 años la maestra chilena llegó a este país para integrarse con varios maestros a la reforma educacional de la entonces joven Revolución Mexicana. Después escribirá: "Nada de la patria me faltó, y si la patria fuese protección pudorosa, delicadísima, México fuera patria mía también".

la primer latinoamericana en ganar el Premio Nóbel de Literatura, en 1945, fue recordada por Zegers en sus múltiples dimensiones: pensadora de los grandes temas que preocupaban –preocupan-, a América Latina, su integración social, económica, cultural, la preservación de los elementos autóctonos de cada nación, el respeto por los indígenas, por las mujeres y los accesos a la educación.

“Gabriela es un iceberg del que solo vemos una punta –dijo Zegers-, pero su obra aun es todo un universo por descubrir. Hemos leído una Gabriela Mistral publicada de manera fragmentada, ella no puede ser vista solo como una poetisa, fue una gran intelectual, humanista, luchadora por los derechos humanos, por la defensa del magisterio, y sus largas andanzas por el país azteca terminaron de arraigarle la noción de la gran amalgama de razas a la que ella misma pertenecía.”

Pachuca, El Chico, Cuautla, Cuernavaca, Puebla, Zacapoaxtla, Atlixco, Taxco, Pátzcuaro, Zamora, el Cañón de Tomellín, Oaxaca, Acapulco, Guadalajara, Querétaro, Veracruz se abrieron ante los ojos de la intelectual chilena a su paso trascendental por la reforma educacional mexicana que implantaba José Vasconcelos.

De ese tiempo nacieron poemas, crónicas, artículos, estudios etnográficos, cartas, ensayos; sostuvo correspondencia con mexicanos ilustres como Lázaro Cárdenas, Miguel Alemán, Alfonso Reyes, Diego Rivera, Carlos Pellicer, Octavio Paz y en un breve poema llamado Envío escribiría:

México, te alabo en esta garganta, porque hecha de limo de tus ríos, canta.

Zegers sostuvo que en México la Mistral conoció “otro universo pedagógico, muy en sintonía con su alma, las misiones rurales, la convivencia con familias indígenas, el contacto con comunidades precarias.” Y mencionó cómo en la introducción a “Lecturas para mujeres” la maestra mexicana Palma Guillén compañera de Mistral escribió:

“Amó a México con un amor hecho de conocimiento y de esperanza: mejor propagandista y mejor defensor no ha tenido México ni de dentro ni de fuera. El nombre de México, más tarde, estaba siempre en sus labios. El recuerdo de México, después de su paso por nuestra tierra, va y viene constantemente en sus poesías.”

La conferencia Gabriela Mistral: encuentro profundo con México, trajo además la intención de macizar los proyectos de la Cátedra Binacional que fuera inaugurada por la presidenta de Chile, Michelle Bachelet en marzo de 2007.

Al respecto apuntó Pedro Pablo Zegers:

“Debemos seguir trabajando por construir una Gabriela Mistral definitiva, que supere a la fragmentada que conocemos hasta hoy, y que nos muestre a la mujer humanista, luchadora por la preservación de la etnias, la pedagoga que tuvo plena fe en la educación como vía para mejorar el nivel de vida del ser humano.”

Procedente de Estados Unidos y con destino a Chile, Zegers detuvo su paso en Monterrey para luego hacer llegar al país suramericano el legado mistraliano que Doris Atkinson, sobrina de Doris Dana, quien a su vez fuera heredera de Mistral, donó para el Archivo de la Biblioteca Nacional de Chile. 168 cajas con fotografías, cartas, películas, cintas de audio, materiales inéditos, y objetos personales de Mistral contribuirán a restaurar, catalogar y difundir la riqueza ética y humanística de la chilena universal.

Alfonso Rangel Guerra, director del Centro de Estudios Humanísticos de la UANL celebró el enriquecimiento que experimentó la Cátedra Binacional con este encuentro.

“Gabriela Mistral es sin dudas una de las grades figuras hispanoamericanas en la pedagogía, la cultura, el pensamiento, la amistad, como la sostenida con Alfonso Reyes. El viaje de Gabriela de Chile a México en 1922, fue el punto de arranque de una presencia que se manifestó para siempre en educadores, escritores y pensadores mexicanos.”


Herramientas personales