Oro en 100 metros con vallas

De WikiNoticias UANL

1 de mayo de 2007

La velocista Violeta Ávila Torres se colgó su segunda medalla dentro de la Universiada Nacional 2007. La atleta de la UANL consiguió una presea dorada en 100 metros con vallas el 1 de mayo.


Violeta Ávila Torres volvió a ser noticia con su nombre de flor, sus veloces piernas de gacela y su medalla de oro. Un espectacular tiempo de 14.06 en los 100 metros con vallas, le dio ventaja indiscutible a la atleta de la UANL sobre Carla Rodríguez de la Universidad del Valle de México, campus Villahermosa, quien se colgó la plata con su marca de 15.24 segundos.

El bronce en esta categoría le correspondió a Adriana Gutiérrez, del ITESM Campus Querétaro, que alcanzó su meta a los 15.39 segundos.

El júbilo en las gradas del estadio Raymundo “El Chico” Rivera y el aplauso ferviente por el oro sacó sonrisas a Violeta, quien cada día ponía más nivel a su estatura de vencedora.

“Me sentía muy confiada por el tiempo que había tenido en la carrera de tramo plano. Ahora acabo de obtener medalla de oro en la carrera con vallas y eso me hace sentir muy contenta, pero más que nada estoy feliz por las marcas que he alcanzado en estas Universiadas, que significan una notable mejoría en mis tiempos.”

Desde que estaba en la enseñanza primaria, su maestro de educación física advirtió las habilidades de aquella niña menuda, pero ágil y fuerte. Luego de varias pruebas se inició Violeta como deportista a los 11 años. La historia siguiente ha sido ascendente en cuanto a victorias: juegos escolares, andanzas por el voleibol, el básquetbol, competencias de atletismo...

“Siempre andaba fuera –recuerda la medallista-, hubo un tiempo en que mi mamá me acompañaba a los viajes para competencias. Durante primaria y secundaria estudiaba por las mañanas y practicaba en las tardes. Después por el desarrollo y los resultados que había tenido me dieron beca en la prepa, me seguí encaminando en el deporte, luego obtuve beca en la facultad, y ahora estoy estudiando la maestría en Organización Deportiva.”

En los terrenos de la Prepa 22 comenzó a afilar sus garras de tigre, no participaba aun en Universiadas pero estaba presente en cada evento deportivo como Tigres Juvenil. Después cosechó medallas que guarda con celo en algún privilegiado lugar de su casa y de sus recuerdos. Pero no fue sencillo.

“Es el resultado de un entrenamiento diario, primero hacemos trabajo plano y luego hacemos puro trabajo de vallas, es muy similar el entrenamiento, solo que practico tramos planos de 200 ó 250 metros, y luego lo hago con vallas a diferentes distancias y así entreno lo que es la resistencia especial sobre todo para el trabajo en las últimas vallas. Quiero ir a la universiada mundial, he tenido muy buenos resultados, ojalá se dé la oportunidad, me preparo además para el Nacional de Primera que será en junio en Morelia, y trabajo para bajar aun más el tiempo en esa prueba.”

Violeta nació en 1984 en Ciudad Mante, Tamaulipas. A los seis años su familia se trasladó a Nuevo León, donde transcurrieron sus glorias en la pista.

“Es muy bonita la vida en el deporte, yo la he disfrutado mucho, me gusta el ruido, el entusiasmo, el espíritu competitivo, el estímulo... y también me ha dado satisfacciones en lo académico, yo he tenido muchas oportunidades gracias al deporte.”

Se despidió y se alejo corriendo, el 2 de mayo volverían a soplar vientos de competencia, tendría otros retos, otras carreras y seguramente, nuevas alegrías.

Herramientas personales