Oportunidades y Seguro Popular en la calidad de vida en Monterrey

De WikiNoticias UANL

7 de abril de 2011

La Dra. Claudia Campillo y su equipo de colaboradores realizaron un excelente trabajo de investigación sobre el impacto del Programa Oportunidades en la zona metropolitana de Monterrey

La Dra. Claudia Campillo Toledano, profesora-investigadora de la Facultad de Trabajo Social y Desarrollo Humano, de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), realizó una investigación para observar el impacto de los programas oficiales en la población del Área Metropolitana de Monterrey, enfocándose concretamente en los programas Oportunidades y Seguro Popular.

Esta temática es importante, pues de darse una excelente conjugación entre la selección de los beneficiarios y el buen aprovechamiento que ellos hagan de estos recursos, ayudaría considerablemente a mejorar las condiciones de vida entre la población más vulnerable.

Tanto Oportunidades como Seguro Popular fueron programas gubernamentales que nacieron precisamente para ayudar a los grupos que se encuentran en extrema pobreza, pero fuera de las grandes zonas urbanas, comenta la investigadora de la UANL.

“El proyecto de investigación sobre la Evaluación de Impacto de Oportunidades y del Seguro Popular es la segunda parte de una investigación que iniciamos el año 2006; en la primera parte del proyecto hicimos un diagnóstico de los beneficiarios que reciben recursos del programa Oportunidades en el Área Metropolitana de Monterrey para evaluar si efectivamente recibían este apoyo y qué hacían con el dinero, además de verificar si el programa funciona bien o no, dado que fue creado para ayudar a gente en pobreza extrema, pero del área rural”.

Con la expansión del programa a las ciudades, la Dra. Campillo centró su investigación en la manera en que se llevaría a cabo la implementación del mismo, ya que se desarrollaría en un contexto diferente al rural, y descubrió que la población de las zonas urbanas tiene otras necesidades y utiliza el dinero como un complemento para los gastos del hogar, considerando que en una familia típica de esta región el hombre de la casa sólo percibe el equivalente a 1.5 salarios mínimos, la señora de la casa no trabaja y la familia está compuesta por un promedio de seis miembros.

“Encontramos que las familias que reciben apoyo de Oportunidades se han vuelto ‘profesionales de la ayuda’; ya tienen detectado qué día de la semana va Cáritas, o algunos pastores de Iglesias a brindarles ayuda de despensas, de ropa, de medicinas, y Oportunidades se vuelve un complemento de este tipo de apoyos que reciben por parte de la sociedad civil”.

Al analizar con detalle las prácticas de los beneficiarios, la Dra. Campillo y su equipo de colaboradores también comprobaron que este tipo de apoyos no cambia los patrones alimenticios de las personas, pues en lugar de mejorar la calidad de los productos que consumen, sólo compran más de lo que siempre acostumbran consumir y que la canasta de alimentos más comunes se limita únicamente a cuatro productos: huevo, pan, sopa y la soda o refresco, y que tienen muy poco o nulo consumo de frutas y verduras, al igual que de carne.

“Nos impresionó que a pesar de que estuvieron recibiendo información sobre salud, sus hábitos alimenticios siguen siendo los mismos, pensábamos, de acuerdo a investigaciones previas de Oportunidades en las zonas rurales, que encontraríamos cambios en los patrones de alimentación y la incorporación de nuevas prácticas saludables en las familias”.

En lo que se refiere al Seguro Popular la investigación confirmó que este programa tuvo un impacto muy positivo en la población, pues bajó el número de padecimientos en los sitios en que estaban ubicados las clínicas y los centros de salud.

“Hay quienes piensan que el Seguro Popular es la alternativa para desmantelar el IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social) o el ISSSTE (Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado) y todos los grandes esquemas de coberturas de salud, pero es un complemento que trata de ofrecer un acceso a los servicios de salud a la gente que no está en los mercados formales, pues las personas que cotizan en el IMSS tienen que estar laborando en empresas del mercado formal”.

La investigación de la Dra. Campillo demostró que Nuevo León es uno de los estados de la República en que el Seguro Popular tuvo un impacto muy positivo entre la población, pues la gente que se acercó estaba contenta de recibir este servicio, aunque al principio se quejaban de la infraestructura, pues faltaban medicinas o doctores, pero la impresión por el beneficio era muy buena.

“Hemos visto que el Seguro Popular sí está funcionando; con problemas como es normal, pero está funcionando bien, también ha tenido un impacto importante en la salud comunitaria”.

Además, la investigadora al referirse a los dos programas, señaló “nosotros concluimos que el programa de Oportunidades no combate la pobreza, las causas de la pobreza, sino que sólo la está mitigando, pues no permite que los pobres dejen de ser pobres; van a seguir siendo pobres, pero sin llegar a la extrema pobreza que es una situación donde la gente no tiene qué comer; eso nos lleva a pensar que no se han cumplido los objetivos para los que fue creado este programa Oportunidades; Seguro Popular sí ha cumplido, aunque tienen impactos distintos”.

“Una de las grandes críticas que ha tenido el programa Oportunidades, por parte de los académicos, es que no se ha adecuado a las diferentes realidades del contexto nacional, pues no es lo mismo que llegue a la Sierra de Chiapas o a la Sierra de Oaxaca, de Veracruz o de Puebla, o al sur de Nuevo León, donde la gente está en unas condiciones terribles de pobreza, a que se implemente el mismo programa en una colonia popular de la zona metropolitana, pues la gente tiene otros requerimientos”, concluyó la investigadora.

La Dra. Claudia Campillo Toledano es economista con una especialidad en Administración Pública, hizo una maestría en Economía Aplicada con una especialidad en Desarrollo Económico y un doctorado en Ciencias Sociales con especialidad en Estudios Regionales. Sus líneas de investigación son Políticas de Bienestar Social, en sus vertientes de Análisis y Evaluación, además de estudiar los vínculos entre Política Social y Trabajo Social.

Herramientas personales