Ofrendas en Día de Muertos

De WikiNoticias UANL

1 de noviembre de 2005

Las ofrendas de muertos concursaron en el Certamen de Altar de Muertos 2005, convocado por la Dirección de Artes Musicales y Difusión Cultural de la UANL.


Motivados por mantener ‘viva’ una de las tradiciones mexicanas de mayor arraigo, estudiantes de la Facultad de Derecho y Criminología se sumaron al concurso de Altares de Muertos organizado por la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) en el 2005.

El olor a incienso y cempasúchil atrajo a decenas de curiosos que circulaban por los pasillos y se acercaban a observar los altares que se ubicaron en distintos puntos de la institución.

RECUERDAN A ‘PIPORRO’

Los alumnos del grupo 529 quienes cursan el primer semestre montaron un altar dedicado a Eulalio González ‘Piporro’.

Una cruz de cal marcaba el camino que el espíritu del popular cantante debía seguir. Siete niveles donde los universitarios colocaron velas encendidas, tamales, agua, frutas, arroz blanco, mole, así como el tradicional pan de muerto.

En el nivel siete se ubicaron unas botas, un sombrero y una fotografía del ‘Rey del taconazo’.

“Quisimos rendir un homenaje al ‘Piporro’ porque su música, sus películas lo hicieron un personaje muy representativo de la región y de México”, señaló uno de los colaboradores del altar.

TAMBIÉN AL ‘ÍDOLO DE MÉXICO’

Otro de los altares que participó en el tradicional certamen fue dedicado a Pedro Infante y fue elaborado por Aidé Estrella Ledesma García y Valentín García Camacho.

“Lo más importante de esto es que estamos rescatando una de nuestras tradiciones, que es el culto a la muerte, es ofrecer una ofrenda a nuestros seres queridos que físicamente ya no están con nosotros”, indicó Valentín García quien maquilló su cara como una calavera.

Los estudiantes quienes cursan el séptimo semestre de la carrera de Derecho, incluyeron en sus altar la tradicional cruz de cal al pie del los siete escalones o niveles.

Copal y velas encendidos, flores de cempasúchil, maíz, camote, calabazas, machacado, chicharrón, mole, café, dulces y el platillo que más le gustaba al ‘Idolo de México’ arroz con nuez, así como el juguete que más le gustaba, un muñeco de madera vestido de charro.

Los estudiantes de la Facultad de Derecho y Criminología colocaron también un altar en honor al regiomontano universal, Alfonso Reyes ubicado en la entrada principal de la institución y otro más en homenaje al licenciado Nicolás Treviño Navarro.


Herramientas personales